Michelin, en el punto de mira

Michelin, en el punto de mira

Pese a un inicio de temporada de aparente tranquilidad, el suministrador de neumáticos ha recibido un sinfín de críticas

PHOTOCALL3000/MANU PECINOjerez

«Los equipos de MotoGP gastan millones de euros para rodar en Jerez más lento que las Superbikes del CEV, es algo increíble», disparaba un indignado Aleix Espargaró tras finalizar noveno en la carrera. «En cada vuelta he estado a punto de caerme dos veces; mantenerse sobre la moto ha sido un problema. He tenido tremendos problemas con el tren delantero en un circuito en el que no había más de 30º. eso no es normal», agregaba.

más información

Los pilotos del equipo oficial Yamaha no fueron tan radicales en sus palabras pero igual de contundentes en su planteamiento, especialmente Maverick Viñales, que comenzó intentando evitar mencionar directamente al fabricante francés y acabó haciéndolo explícitamente, y achacándoles los dos últimos resultados de Texas y Jerez: un caída y un decepcionante sexto puesto.

De repente quedó al descubierto una situación que estaba latente y que se había intentado que no se hiciese pública: la preocupante falta de uniformidad en el rendimiento de los neumáticos fabricados por Michelin. Y es que según explicaron desde más de un equipo, hace semanas que el asunto está siendo discutido y analizado con Michelin.

«Ellos también están preocupados porque no tienen respuesta para explicar lo que está sucediendo», confesó una fuente. «No entienden por qué está pasando lo que está pasando; ha afectado a prácticamente todos los pilotos».

Cómo estará el tema que los equipos privados se han quejado a Michelin asegurando que la falta de estabilidad en el rendimiento de sus neumáticos o, si se prefiere, la constante aparición de ruedas defectuosas, ha provocado muchas caídas que les «dinamitaron» sus presupuestos para esta partida. Sucedió el pasado año y se está repitiendo este. y los equipos tiemblan.

Una situación especialmente desconcertante teniendo en cuenta que uno de los activos del fabricante francés ha sido históricamente, precisamente, su fiabilidad, la uniformidad en el funcionamiento de sus gomas. Podían ser mejores o peores, pero siempre lo hacían de la misma manera y no al contrario, como otros suministradores que fabricaban los neumáticos que llegaban al Mundial en tres países diferentes.

En el caso de Michelin, sus neumáticos de competición continúan produciéndose en las mismas instalaciones de Clermont Ferrand, con el mismo grupo de trabajo, es decir, gente de mucha experiencia, y utilizando los mismos materiales. De ahí el desconcierto existente.

Naturalmente se confrontó con los responsables de la marca francesa las afirmaciones vertidas desde los equipos. «La homogeneidad en el funcionamiento de sus neumáticos es una preocupación de todos los fabricantes, Michelin incluido. Precisamente esto siempre ha sido una de las banderas de nuestra marca», explicó Nicola Goubert, máximo responsable de Michelin en los grandes premios. «Obviamente sabemos que ha habido casos en los que los pilotos se han quejado de algunos neumáticos en el aspecto que me pregunta. Lo que puedo decir es que lo estamos investigando. Cuando alguien se queja de algo así, hacemos todo lo que está en nuestra mano para estar seguros de lo que ha pasado. si ha pasado algo», agregó. «Los pilotos tienen que entender también que el comportamiento de un mismo neumático está directamente vinculado a la temperatura de la pista. Un mismo neumático no funcionará igual con el asfalto a 25º que a 40ª», indicó, haciendo ver que algo que va perfecto en el 'warm up' del domingo después puede no serlo en carrera. «A veces sucede y otras no, depende del nivel de adherencia del asfalto», remachó.

Ya sea por defecto de fabricación o por característica de neumático, al final lo que no puede ser es la montaña rusa que es en estos momentos el rendimiento de los Michelin. Bueno, malo o excelente, da igual. Lo que tiene que ser es de rendimiento constante para que en los boxes los técnicos puedan establecer una base, una puesta a punto a partir de la que afinar. Tal y como está ahora la situación, de un circuito a otro la puesta a punto que fue perfecta en la anterior puede no servir en la siguiente. Basta mirar lo que ha pasado en los primeros cuatro grandes premios de la temporada: en los dos primeros las Yamaha eran las motos perfectas, las que todo el mundo quería; dos carreras más tarde, poco más o menos desaparecieron de los puestos de cabeza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos