El Correo

ACCIDENTE EN MONTMELÓ

Fernando Alonso se despertó hablando en italiano

Fernando Alonso, tras ser dado de alta.
Fernando Alonso, tras ser dado de alta. / EFE
  • El piloto español, nada más recuperar la consciencia, se comunicó con los comisarios en el idioma de Garibaldi y creía que estaba en Ferrari

Fernando Alonso sigue recuperándose de su accidente en Montmeló, pero la información acerca de lo que ocurrió ese domingo sigue surgiendo con cuentagotas. La última es ciertamente impactante. Según 'Sportyou.es', las primeras palabras de Alonso nada más recuperar la consciencia fueron en italiano. El piloto español tuvo unos instantes de pérdida de conocimiento y, de hecho, el propio Ron Dennis confirmó durante la rueda de prensa que dio en el circuito catalán el pasado viernes que Alonso había tenido una ligera amnesia. A estos datos que el propio máximo responsable de McLaren facilitó, se une ahora este último detalle al que, además, se suma la información de 'F1-Insider': Alonso también pensaba que aún formaba parte del equipo Ferrari.

Que Fernando Alonso hablara en italiano después del accidente, hasta cierto punto, es previsible. Hay que recordar que el asturiano mantiene una relación muy estrecha con su ingeniero de pista, Andrea Stella, que le acompaña al otro lado de la radio desde que sus destinos se unieron en Ferrari. Además, desde hace muchos años, el fisioterapeuta de confianza de Alonso es Fabrizio Borra, que ha estado con él en Renault, McLaren y Ferrari, sin olvidar a Edoardo Bendinelli, que además de ser su preparador físico es su cuñado. Para Alonso, por tanto, el italiano es prácticamente un segundo idioma.

Los detalles que se van conociendo del accidente que sufrió Alonso refrendan la cautela con la que la FIA y el propio equipo McLaren están llevando el asunto. Ron Dennis recordaba que en el mundo del deporte de primer nivel hay un cierto temor ante las lesiones cerebrales cuando se producen accidentes de este tipo. «Permanecer inconsciente durante unos segundos o sufrir pérdidas de memoria no es anormal», afirmaba el británico. «Hay cierto temor por los dolores y los golpes en la cabeza, porque ha habido recientemente caídas en esquí, hockey, etcétera», dijo el máximo responsable de McLaren.

El propio Alonso ha tomado cartas en el asunto y pedirá explicaciones, como es normal. No es que vaya a exigir información de ningún tipo, sino que se va a interesar por todos los detalles de lo que pasó en la ya popular curva tres de Montmeló. Alonso no lo hará con ningún ánimo revanchista, ni mucho menos, sino simplemente para conocer qué puede hacer para minimizar las consecuencias de un accidente así. La FIA, como no podría ser de otra forma, también tomará cartas en el asunto. La investigación que han abierto del incidente, auspiciada por el mismo Ron Dennis y McLaren, buscará mejorar las medidas de seguridad. Este mismo lunes tenían previsto reunirse Dennis y representantes de la escudería de Woking con Charlie Whiting, director de carrera de la FIA, para tratar, entre otros asuntos, este tema.

La participación de Alonso en el Gran Premio de Australia no debería sin embargo peligrar. Desde McLaren han insistido en que todas las pruebas que le realizaron fueron completamente normales, que no ha tenido ninguna secuela y que sólo hace falta una revisión médica de la FIA para ratificar que el español comenzará su participación en el Mundial 2015 sin ningún problema. Esta misma semana, Alonso debería comenzar a reanudar su actividad normal y su preparación para la primera carrera de la temporada, pero antes pasará por las manos de los doctores de la FIA, que son, como bien insistió Ron Dennis, los últimos en decidir quién es apto o no para correr en una prueba del Mundial.