La FIFA amañó partidos para ayudar a Corea del Sur en el Mundial de 2002

Iván Helguera (i) increpa al árbitro egipcio Gamal Al-Ghandour. /
Iván Helguera (i) increpa al árbitro egipcio Gamal Al-Ghandour.

El diario italiano 'Corriere dello Sport' señala al duelo de la selección asiática ante España, que permitió a los entonces anfitriones llegar a semifinales

JAVIER VARELAMadrid

El árbitro egipcio Gamal Al-Ghandour, el hombre que quebró las ilusiones españolas en el Mundial de 2002, ha salido a relucir en medio de la investigación sobre el escándalo en la FIFA. Según 'Corriere dello Sport', Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol amañó varios partidos durante el torneo que se disputó en Corea del Sur y Japón.

«¡Manejaban el Mundial!», titula en su portada el medio italiano. Según las pesquisa, la selección surcoreana avanzó en aquel evento hasta las semifinales después de dos partidos verdaderamente polémicos. Superaron a Italia en octavos de final y a España en cuartos de final en dos duelos que en su momento sembraron muchas dudas. En el caso del equipo entrenado por José Antonio Camacho el protagonista de aquel partido fue el árbitro egipcio Al-Ghandour, quien pitó una falta inexistente en un gol de Rubén Baraja en la segunda parte del partido. Además, los linieres fueron determinantes para evitar que España se adelantase en el marcador en la prórroga, ya que levantaron continuamente la bandera señalando infracciones inexistentes. La acción más destacada ocurrió cuando Joaquín se internó por la banda derecha, centró sobre la línea y Morientes empujó el esférico a la red. Suponía un gol de oro que metía a España en semifinales, pero el colegiado lo anuló porque, según su asistente, el balón había salido antes de que el gaditano centrara. Las imágenes de televisión desmotraron el error pero Corea del Sur ganó en la tanda de penaltis (5-3) después de empatar sin goles después de 120 minutos. Se da el caso de que el egipcio fue elegido para dirigir aquel partido por Jack Warner, quien también designó a uno de los asistentes, el trinitense Michael Ragoonath. El exvicepresidente de la FIFA es uno de los nueve directivos que han sido imputados por el Departamento de Justicia estadounidense esta semana por el escándalo de corrupción

El otro partido que denuncia el periódico italiano es el choque entre Corea del Sur e Italia. El colegiado, Byron Moreno, señaló un dudoso penalti a favor de la anfitriona y expulsó a Francesco Totti por doble amarilla por simular una falta cuando lo habían derribado. Además, anuló un gol legal a Tomassi por un fuera de juego que no existió. Italia perdió 2-1.

 

Fotos

Vídeos