El Correo

fútbol

La seguridad del Real Madrid, como la del presidente Obama

El presidente Álex Aranzabal se asoma en la puerta de las oficinas del club en Ipurua con el cartel del encuentro de mañana.
El presidente Álex Aranzabal se asoma en la puerta de las oficinas del club en Ipurua con el cartel del encuentro de mañana. / bernardo corral
  • Se presentaron en Eibar dos miembros de este área del club blanco y analizaron todos los detalles -por dónde va a acceder el equipo al estadio, dónde va a aparcar su autobús, dónde va a estar la sala de Prensa...- e hicieron cortar dos vigas que no les gustaron

La seguridad del Real Madrid es como la del presidente de Estados Unidos, concienzuda al máximo. La pasada semana se presentaron en Eibar dos miembros de este área del club blanco. Analizaron todos los detalles. Por dónde va a acceder el equipo al estadio, dónde va a aparcar su autobús (en una cuesta en la carretera hacia Elgeta), dónde va a estar la sala de Prensa, por dónde salen los jugadores.... De repente, repararon en un detalle que no le gustó. La tribuna pequeña de Ipurua, la que se ve en los partidos televisados, está en obras. A una zona le han quitado el techo y quedaron dos vigas a la vista. Cada una tenía seis metros de altura y en torno a 600 kilos de peso. Pese a que estaban firmemente sujetas al suelo, a los blancos no les gustó lo que vieron y pidieron que se retiraran. Unos empleados de Hierros Servando las cortaron el martes. Apenas unas horas después las dos piezas ya estaban fundidas.

No sólo aterrizan por delante los miembros de la seguridad. Los utilleros blancos han anunciado que llegan hoy a las once de la mañana para comenzar a preparar el vestuario. «Ellos son varios utilleros y vienen un día antes. Yo estoy solo y voy a los campos apenas unas pocas horas antes», resume el utillero del Eibar, Ángel Zapico.