El deporte vasco se viste de gala

El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, un enamorado de la pelota, entregó el premio a Mikel Urrutikotxea, ganador del Manomanista y del Cuatro y Medio./
El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, un enamorado de la pelota, entregó el premio a Mikel Urrutikotxea, ganador del Manomanista y del Cuatro y Medio.

EL CORREO rinde homenaje a los mejores de 2015 en una emotiva ceremonia en Bilbao

LAURA GONZÁLEZ

Reyes y reinas de Europa, deportistas que se han hecho ya un hueco en la élite internacional. Triunfos épicos, ascensos y títulos que ya forman parte de la historia con mayúsculas. Sus nombres y sus proezas han copado las portadas y páginas de EL CORREO, que como cada año ha querido rendir un sentido homenaje a los vascos más destacados en el mundo del deporte en el pasado 2015 con el patrocinio de la BBK y el Ayuntamiento de Bilbao. Lo hizo en la noche del lunes en una gala de entrega de premios en el corazón de la villa, en la sala BBK, antiguo cine Gran Vía, en la que 23 deportistas y clubes volvieron a ser los protagonistas de otro gran día para el recuerdo. La ceremonia fue conducida de manera magistral por Patxi Herranz, quien recibió el ánimo y el cariño de todos los asistentes en los duros momentos por los que atraviesa tras el reciente fallecimiento de su esposa. El presentador del evento ofreció un máster de profesionalidad sobre el escenario. Viéndole, quedó claro que Fabiola aún está con él.

La gala, que reunió a representantes de las principales instituciones de Euskadi a nivel político, social y deportivo, arrancó a toda velocidad, con el alavés Mikel Landa en la tarima. Tercero en el último Giro de Italia gracias a sus dos magníficas victorias de etapa -sumó otra en la Vuelta a España-, el ciclista de Murgia ha despegado con fuerza. Fue 2015 un año en el que no paró de disfrutar sobre la bicicleta, como él mismo aseguró cuando recibió la distinción de manos del presidente de EL CORREO, Santiago de Ybarra. Otro que hizo vibrar a los aficionados, sobre todo a los vizcaínos, fue Mikel Urrutikoetxea, llevándose el Manomanista y el título del Cuatro y Medio contra todo pronóstico, con una épica final en el frontón de Miribilla incluida. El primer doblete de la historia que se queda en el territorio. El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, un enamorado de la pelota, fue el encargado de entregar el premio al gran deportista de Zaratamo.

Su hazaña estuvo precedida en verano, en concreto en el mes de agosto, por la goleada del Athletic al Barça en San Mamés (4-0) que puso en bandeja la Supercopa para los rojiblancos más de tres décadas después de su último título. Una explosión de alegría que invadió a Bizkaia entera con una multitudinaria celebración en Bilbao que muchos tardarán en olvidar. Sabin Merino e Íñigo Lekue, representantes del club en la velada, recibieron el galardón del alcalde Juan María Aburto, acérrimo hincha del equipo de su ciudad. Ambos futbolistas no se bajaron del escenario porque fueron también los protagonistas del reconocimiento al Bilbao Athletic, que logró el ascenso a Segunda casi veinte años después. El de Urduliz y el bilbaíno, que estuvieron en aquella mágica tarde en el partido decisivo disputado en Cádiz, recogieron la placa que les entregó Íñigo Barrenechea, director general de EL CORREO.

A continuación llegó el turno para la primera mujer homenajeada de la noche, Maider Unda. Diez meses después de ser madre, la deportista de Olaeta se colgó la medalla de bronces en los Juegos Europeos de Bakú. La luchadora no pudo estar presente, pero envió un vídeo de agradecimiento. Acudió en su nombre Lorenzo Templado, presidente de la Federación Vasca de Lucha, a quien entregó el premio el periodista Alfonso Azkorreta. Quienes también saben mucho de sacrificio son los componentes de la tripulación de Urdaibai. La trainera de Bermeo cerró un extraordinario curso adjudicándose de nuevo la Bandera de La Concha, además de la triple corona, Julen Ensunza, delegado de la edición de Costa y especialista en remo, hizo entrega del galardón a los bogadores de la Bou Bizkaia Eneko Van Horenbeke y Alain Colunga.

Dominador en su campo, en el fondo nacional femenino, ha sido y es el club de atletismo BM Bilbao. En 2015 sus deportistas se proclamaron campeonas de España de clubes y subcampeonas de Europa, entre otros muchos éxitos. Amaia Piedra, responsable del equipo, y las atletas Iraia García, Gurutze Frades y Trihas Gebre recibieron el premio de manos del redactor Igor Barcia. Quien dio un salto espectacular en su carrera el pasado año fue Garbiñe Muguruza, plantándose en la final de Wimbledon y en la semifinal de Masters y llevándose el Torneo de Pekín. Sus compromisos deportivos le impidieron estar en la gala. Sí estuvo su representante, Cecilia Casla. Le entregó la distinción el jefe de sección de Deportes, Iván Orio.

De las pistas de tenis se pasó a las canchas de baloncesto, en las que que brillaron las pizarras de dos técnicos de nivel superior. El primero, el vitoriano Pablo Laso, quien a los mandos del Real Madrid logró un repóquer de títulos, todos los que había en juego el pasado año. Por un problema personal de última hora no pudo acudir a la gala y fue Arturo Aguado, presidente de la Federación Vasca de Baloncesto, quien lo hizo en su nombre, recibiendo el premio de Joseba Vázquez, jefe de Deportes en Álava.

Quien sí estuvo en la sala BBK de la Gran Vía fue el bilbaíno Txus Vidorreta, aún saboreando el oro logrado en el pasado Eurobasket con España como mano derecha de Sergio Scariolo. El redactor José Manuel Cortizas entregó el galardón al de Indautxu, ahora al frente del Iberostar Tenerife de la Liga Endesa. El mismo que también recibió, por segundo año consecutivo, Patxi Peula, quien lo suma al bronce conseguido en el Europeo de patinaje y a las seis medallas en el campeonato de España. Juan Prada, director de EL CORREO en Álava, hizo entrega del reconocimiento.

En el recuerdo

Omar Fraile fue otro de los premiados ausentes en la gala. El ciclista de Santurtzi fue coronado en la pasada Vuelta como el rey de la montaña. Su padre, Jesús, recogió el galardón de manos del redactor Jesús Gómez Peña, especialista en ciclismo. Estuvieron presentes varios de miembros de su peña, recién creada. También los representantes de los siete equipos vizcaínos del fútbol de bronce: Barakaldo, Sestao, Portugalete, Arenas, Leioa, Gernika y Amorebieta. La provincia manda en Segunda B. Ángel Pereda, redactor jefe de Deportes, les entregó a todos ellos su más que merecido premio.

En el capítulo de reconocimientos, el de toda una trayectoria recayó en esta edición en Iker Romero, exjugador de balonmano que sabe lo que es lograr una medalla olímpica y que anunció hace apenas unos meses su retirada. Su amigo Goren Aguirre recibió el premio por él de manos del redactor Robert Basic, ya que Romero se encuentra estos días en Polonia como embajador del combinado nacional en el Europeo.

También hubo hueco para el recuerdo y ensalzar la figura de dos amantes del deporte que nos dejaron el pasado año, el exárbitro José María Ortiz de Mendibil, el primer juez de la Moviola, y Txiki Burgos, expresidente de la Federación Vasca de Automovilismo. La esposa de este último, Ana Sánchez, y sus hijos Virginia e Ibon subieron al escenario para recoger el galardón entregado por el subdirector de EL CORREO, Pedro Ontoso. También lo hicieron Peru e Íñigo, hijos del excolegiado. Sin duda fue el momento más emotivo de la noche, que terminó con un broche de oro, el reconocimiento a Mikel Martínez, el guardián del pelotón. El médico de la Vuelta salvó el pasado verano la vida del ciclista Kris Boeckmans, tras una aparatosa caída. Muy emocionado recibió el premio de Gorka Martínez, director general de la BBK, además de una calurosa ovación de todos los presentes. Pasado y presente unidos en una misma gala, pero sobre todo mucho futuro, y muy esperanzador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos