Agreden a una empleada de Euskotren en Bilbao

La estación de Euskotren de Otxarkoaga./Euskotren
La estación de Euskotren de Otxarkoaga. / Euskotren

Los hechos ocurrieron la semana pasada en la parada de Otxarkoaga

EL CORREO

El comité de empresa de Euskotren ha denunciado este lunes la agresión sufrida la semana pasada por una empleada de la compañía en la estación de Otxakoaga, en Bilbao. La agresión tuvo lugar tras mediar la empleada en una discusión entre una pareja que se producía en el vestíbulo de acceso al anden de la línea Etxebarri-Lezama.

Según han informado fuentes del comité, tras recriminar la empleada a la pareja por la discusión que mantenían en público y a la mujer por carecer de billete para viajar en el tren, esta la agarró del pelo, le dio un fuerte tirón y la arrojó al suelo, tras lo cual abandonó el lugar. La empleada, que trabaja en las taquillas de la estación del barrio de Otxarkoaga, denunció la agresión ante la Ertzaintza y estuvo de baja dos días.

El comité permanente de Euskotren ha mostrado su «más absoluta repulsa ante esta y todas las agresiones sufridas por los trabajadores y trabajadoras durante su jornada laboral». Recuerda que el personal de Euskotren trabaja para informar y ayudar a las personas usuarias del servicio, así como para una correcta utilización del transporte público, por lo que considera que «resulta absolutamente inaceptable que haya trabajadores y trabajadoras que reciban insultos, amenazas o incluso agresiones por el simple hecho de realizar su trabajo». Para denunciar estos hechos, el comité de Euskotren ha convocado una concentración mañana martes 11 de junio en la entrada a la estación de Otxarkoaga situada en la Plaza Kepa Enbeita del citado barrio.

Agresión a un vigilante en el metro

No ha sido este el único episodio de violencia sufrido por el personal del transporte público en Bilbao. Un hombre de 31 años tuvo que ser detenido la noche del sábado al domingo por golpear al vigilante del metro que le había retenido por protagonizar una pelea y amenazar e insultar después a los agentes de la Ertzaintza que fueron a detenerle. Al hilo de este incidente, el sindicato Cispe, de seguridad privada, alertó de un incremento importante de la violencia nocturna en el suburbano metropolitano y denunció la «falta de medios y de seguridad» con que tienen que trabajar los guardas.

La tangana se registró en la estación de Bolueta, que tiene correspondencia con la red de Euskotren; y donde muchos fines de semana se organizan botellones nocturnos. Minutos antes de las dos de la madrugada, la Ertzaintza recibía un aviso por parte de los responsables de la seguridad de Metro Bilbao de que dos vigilantes estaban teniendo problemas con dos individuos que, previamente, se había peleado en el interior de un vagón.

Un problema de celos originó, al parecer, la trifulca. Los dos hombres se enzarzaron en una pelea de tal agresividad que los vigilantes decidieron sacarlos del convoy para bajarles en el andén de Bolueta.

Después, avisaron a la Ertzaintza. Al lugar, acudieron dos patrullas para ocuparse de los sospechosos, que permanecían inmovilizados por los vigilantes de seguridad. Controlada la situación, los ertzainas preguntaron a los sospechosos por lo sucedido. En ese momento, uno de los detenidos comenzó a insultar y amenazar a los agentes policiales. Enseguida arremetió también contra los responsables de la seguridad del metro, llegando a soltar un puñetazo en la cara a uno de ellos. La Ertzaintza detuvo entonces al agresor, que fue acusado de los delitos de lesiones menos graves y resistencia a agentes de la autoridad. Acto seguido, fue trasladado a dependencias policiales.