Debates literarios

Fernando Pérez, Juan Mari Aburto, Bingen Zupiria, Nekane Alonso y Joan Fontcuberta./MIREYA LÓPEZ
Fernando Pérez, Juan Mari Aburto, Bingen Zupiria, Nekane Alonso y Joan Fontcuberta. / MIREYA LÓPEZ

Inauguración, en el auditorio del Azkuna Zentroa, del Festival Internacional de la Letras de Bilbao, Gutun Zuria

TXEMA SORIA

Una nueva edición del Festival Internacional de las Letras de Bilbao, Gutun Zuria, se inauguró ayer por la tarde en el auditorio del Azkuna Zentroa, que se encontraba prácticamente lleno. A las siete de la tarde se acercaron al evento Bingen Zupiria, consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno vasco; Joxean Muñoz, viceconsejero de Cultura; Juan Mari Aburto, alcalde de Bilbao; los ediles Nekane Alonso, Gotzone Sagardui, Kepa Odriozola, Alfonso Gil, Luis Eguiluz, Beatriz Marcos y Conchi García; y Fernando Pérez, director del centro cultural bilbaíno.

Esta nueva edición de Gutun Zuria se desarrolla bajo el título 'Si mi biblioteca ardiera esta noche. El arte de narrar el arte' -la primera parte está inspirada en un ensayo de Aldous Huxley en el que reflexiona sobre cómo quemar una biblioteca es un acto inútil, ya que los libros pueden volver a leerse o poseerse, y la segunda parte alude a un texto del poema de José Lezama Lima sobre el arte verbal-. El acto comenzó con la destacada actuación del artista Lars Gregersen, que protagonizó una pieza, 'Sisyphus Ascendig', con la que consiguió, exclusivamente a través de su cuerpo y los gestos, explicar a los espectadores la locura en la que puede convertirse para un autor tratar de escribir un texto literario.

Tras la actuación Udane Goikoetxea, presentadora del evento, dio paso a Iván de la Nuez, asesor de Gutun Zuria, que conversó con Verónica Greber, quien por la mañana había dirigido una sesión, 'La destrucción de las palabras es algo hermosso', dirigida a artistas, escritores y estudiantes de arte y literatura. La noche concluyó con una conferencia de Maialen Lujanbio, que habló sobre los puentes que se han ido construyendo a lo largo de los años entre el bertsolarismo y otras disciplinas contemporáneas.

Entre quienes se acercaron a la inauguración se encontraban Rakel Esparza, responsable de programación del centro; Iñaki Esteban, periodista de EL CORREO, y Beñat Sarasola, asesores del festival literario Gutun Zuria; Joan Fontcuberta, premio Nacional de Fotografía, que hoy por la tarde intervendrá en una mesa redonda; María Eugenia Salaverri, presidenta de la Asociación Escritores de Euskadi, que hoy por la mañana intervendrá en un encuentro en el que se debatirá sobre cómo atraer nuevos públicos a los festivales literarios; Sheila Cremaschi, directora del Hay Festival de Segovia; Luis Posada, director del festival literario Eñe; Txema Maura, Javier Rebollo, Beatriz Celaya, el pintor Jesús Mari Lazkano y Ana Elordui.

Asimismo se dejaron ver Kontxi Beaskoetxea, Lola Herrera -no tiene nada que ver con la afamada actriz-, Begoña Pérez, Roberto Etxebarria, María Jesús Mata, Cristina Larrínaga, Ricardo Villanueva, Asun Rivera, Karmele Zarate, las hermanas Miren y Lourdes Unzueta, Nekane Elorduy, Jaione Uriarte, María Jesús Laibarra, Lola Torcal, Lourdes Barinagarrementeria, Paqui Pérez, el librero Bernar Zárraga, de la librería Jakinbide, y Asier Muniategi, coordinador de las Ferias del Libro de Euskadi. No faltaron el fotógrafo y escritor Juan Ignacio Fernández, Julio Gómez, María Mur, de la editorial Consonni, Inés Apraiz, el productor cinematográfico Eduardo Carneros, Mónica de la Rica, Myriam y Agurtzane Guarrotxena, José Mari Amantes, Javier González y Javier Goitia.