«Nos dan más de lo que les damos a ellos»

Foto de familia de los niños antes de tomar el avión de vuelta a Ucrania./Jordi Alemany
Foto de familia de los niños antes de tomar el avión de vuelta a Ucrania. / Jordi Alemany

42 niños ucranianos parten de regreso a su país después de pasar la Navidad en tierras vascas. En verano regresarán

TXEMA IZAGIRRE

«Mi hermana se casa en julio adrede porque entonces estará de vuelta aquí». Karmele González cuenta los días que restan para el regreso del que es ya uno más de la familia: Ivan Marchenko, de 10 años, y uno de los 42 niños que han llegado estas Navidades a pasar unas vacaciones saludables acogidos por familias vascas. Los pequeños volaron de regreso ayer a su país tras 33 días en Euskadi.

Ivan lleva cuatro años en este programa. Con una familia en Orduña. Pegó un estirón la primera que vino y le creció hasta el pie. De calzar un 29 pasó a un 31. Karmele lo tiene muy claro: «Es cariño puro a todas horas. Es muy divertido. Nos dan más de lo que les damos a ellos».

A las pésimas condiciones sanitarias de la ciudad de origen de los niños -Ivankiv está a menos de 50 kilómetros de la central de Chernobil- se suman las consecuencias de esa guerra muda de Ucrania con Rusia. «Cuando hay un conflicto bélico se destinan más fondos a armamento. ¿Y de dónde salen? De proyectos sociales», indica Kiko Saez, secretario de Chernobil Elkartea, entidad que facilita la llegada de los pequeños.

La crisis económica todavía se nota en este programa. Si antes llegaban 398 niños durante la campaña de verano, en 2018 vinieron 220. «Necesitamos más familias de acogida», advierte la asociación.

Izaro Mellado, Yuri Baranets y Nastya Roschina se abrazan en el aeropuerto.
Izaro Mellado, Yuri Baranets y Nastya Roschina se abrazan en el aeropuerto. / Jordi Alemany

 

Fotos

Vídeos