Mario Vaquerizo se mete a bombero

Hoy Mario Vaquerizo trabajará como bombero./
Hoy Mario Vaquerizo trabajará como bombero.

'Trabajo temporal' (TVE) cambia el oficio de los famosos por un día. «Ana Obregón fue camarera de pisos y limpió con los tacones puestos»

NURIA ROZAS

Decía Cantinflas que «algo malo debe tener el trabajo o los ricos ya lo habrían acaparado». Siguiendo la frase de uno de los actores cómicos más queridos y el comentario popular de que los famosos no curran -o al menos de verdad-, José Manuel Maíz, director de Trabajo temporal (hoy, a las 23.35 horas, en TVE) les hace sudar la gota gorda. «Mario Vaquerizo estuvo trabajando un día con el equipo de bomberos de Segovia. Entró en una intervención con fuego real de prácticas con dos bombonas de oxígeno, la máscara y el traje. ¡Casi se nos desmaya el pobre con las altas temperaturas!», explica Maíz.

Fernando Romay, por su parte, será esteticista y peluquero en un centro de belleza. «Con la incomodidad de que no tiene nuestra altura -mide 2.13- y las puertas del salón están hechas para la gente normal... Cuando da un masaje se le cae el aceite por todas partes porque sus manos son muy grandes; le costaba mucho lavar las cabezas porque los lavabos son muy bajitos... Pero es muy aplicado, muy noble y el hombre hizo todo lo que pudo», desvela el verdadero jefecillo de este tinglado.

Y si Romay no se podría ganar la vida de esteticista -a pesar de haber aprendido a depilar con cera como nadie-, Ana Obregón tampoco llegaría a fin de mes como limpiadora. Aunque jugaba con ventaja, ya que en la serie Ana y los 7, en la que hacía de stripper y niñera de siete chiquillos, le tocó hacer sus pinitos. «Es muy simpática y tuvo un trato de colegueo con sus compañeras. Usó el mismo uniforme y las mismas medias que el resto. Es una persona a la que la imagen le preocupa mucho, quiere estar siempre guapa... ¡Y se puso a limpiar con los tacones!», cuenta aún incrédulo Maíz.

Masajista frustrado

El programa con los curritos VIP le ha dejado muchas anécdotas, como la que tuvo con el protagonista de Torrente. «El día antes de que grabásemos con Santiago Segura, nos llamó el manager para decirnos que si podía trabajar de masajista en un centro de belleza. Yo pensé que lo diría en plan de broma, pero luego él en persona me lo volvió a repetir. ¡Incluso ya había contactado con una clínica!», se ríe el director. Finalmente, trabajó de albañil, donde estuvo en su salsa, con su característico humor y sus piropos. La otra profesión que barajaban para él era la de policía. «Para que se enterara de verdad lo que era el Cuerpo, ¡no como en la película!».

El que cogió el gustillo a su nueva profesión es El Cordobés, que se pasó el día de pinche de cocina. Un trabajo menos arriesgado que el de ser torero. «Con Manuel Díaz nos pasó algo muy curioso: acabamos grabar, era la hora de comer y nos sirvió a todo el equipo de producción. Él decía que si estaba trabajando, estaba trabajando. Yo le decía: Pero oye, ¡come ya! y él me respondía que no se podía salir del guión. Así que al final le dejamos por imposible».

Tras un día de intenso trabajo, los famosos han conseguido meterse en el bolsillo a sus nuevos compañeros. Mario Vaquerizo ya ha prometido a los bomberos de Segovia que cantará allí con las Nancys Rubias, pero esta vez, más que apagar fuegos, los encenderá.