Embajadores informativos

Abad es el corresponsal de Antena 3 en Estados Unidos desde hace 13 años./
Abad es el corresponsal de Antena 3 en Estados Unidos desde hace 13 años.

España conoció al primer presidente negro en EE UU, el amago de una Escocia independiente y los atentados en París gracias a ellos. Son los corresponsales y muchos se la juegan para informar: «En Corea del Norte no te dejan mover ni un músculo»

NURIA ROZAS

José Ángel Abad no levantaba ni un palmo del suelo, cuando allí, en su Gijón natal, rodeado de la suave brisa del mar y de las montañas asturianas, decidió que lo suyo era ser corresponsal. A diferencia de otros niños, él no quería ser ni futbolista ni astronauta, soñaba con viajar y contar grandes historias.

Así que con 22 años (ahora tiene 44) cogió su maleta y se fue a Serbia a cubrir la Guerra de Yugoslavia como freelance. Un año después lo fichó Antena 3 para sus informativos y al poco, le nombraron corresponsal de Galicia y Asturias. Superada la prueba, se encargó durante cuatro años de la corresponsalía de Londres y desde hace trece de la de Nueva York. «Lo curioso de este oficio no es tanto el factor geográfico, sino desenvolverte tú, solo, lejos de la redacción», explica Abad, quien confiesa que nunca pensó que el sueño se cumpliese. Como tampoco imaginó vivir, a escasos metros, la elección del primer presidente afroamericano de EE UU, Barack Obama. Y que además, sería uno de los mensajeros que diese la noticia en España. «Fue impresionante. No tanto por lo que vi a mi alrededor, sino por su dimensión histórica. Recuerdo que, esa noche, Obama salió y dijo: Hemos demostrado que estaban equivocados a los que decían que esto no conducía a ningún sitio».

No es al único presidente estadounidense que ha visto de cerca. Con Bill Clinton, incluso pudo charlar. «Hace ocho años, fui a un pueblecito de Iowa y me lo encontré y estuvimos hablando cinco minutillos. En ese momento no estaba el cámara y yo no sabía si dejar a Clinton e ir a buscarle, en cuyo caso no volvería a encontrarlo, o si charlar con él y no tener la entrevista. Me quedé con él y la verdad que no estuvo nada mal. Hasta le gasté la broma de que ya que no se podía presentar a las elecciones de Estados Unidos, podía intentarlo en España que seguro que ganaba fácilmente... se rio».

- ¿Gana en las distancias cortas?

- Es un hombre muy campechano y se toma las conversaciones improvisadas como una oportunidad para divertirse. Y eso es una gran ventaja, porque no solamente él es más feliz, sino que reparte un poco de simpatía a los demás.

Mavi Doñate (Pekín)

«Los españoles nos juntamos para hacer tortilla»

El mayor regalo que le ha hecho TVE a Mavi Doñate es la corresponsalía de Asia. «Cuando me tanteaban sobre el destino siempre decía: El que no quiera nadie, así que cuando me ofrecieron Pekín me pareció un reto apasionante por su gran contraste», confiesa desde la capital china, en la que lleva cinco meses.

Es poco tiempo, pero el suficiente para saber lo más importante: «Hay que armarse de paciencia». Un consejo que también le dieron sus antecesoras, Marian Serén y Almudena Ariza. «Aunque son la segunda economía mundial, tienen una dictadura comunista y no confían en la prensa extranjera. Y cuesta que un experto te hable. Tienes que insistir mucho».

Sus primeros días fueron un rápido curso de aprendizaje. «Fue muy difícil trabajar, hasta el punto que casi nos agreden, nos querían quitar la cámara, pero finalmente se llevaron una de las tarjetas. Era gente de la calle, pero yo creo que estaba aliada con la policía. En China la información fluye a cuentagotas». Al igual que en Corea del Norte, «donde se respira la falta de libertad y no puedes mover ni un músculo sin que un guía te lo permita».

- Además de la gente, ¿qué echa de menos de España?

- En Españoles por el mundo siempre decían que la comida, pues yo echo de menos la luz, los cielos de Madrid sin contaminación y una ciudad más organizada. Aquí hay un tráfico infernal. Incluso por la cera, pasan coches y motos. Pero no sé que tiene Pekín que a mí me atrapa y me gusta.

-¿Y la tortilla y el jamón?

- Ja, ja, ja ¡De momento no! Es cuestión de reunirse con otros españoles y hacer una tortilla. Y el jamón serrano aprovechamos siempre los viajecillos de alguno.

Maite García (Tokio)

«Me prestaron el cable en un karaoke para poder grabar»

«Cuando en España os vais a dormir empieza mi día en Japón», así define Maite García, colaboradora en los informativos de Telecinco, su vida al otro lado del globo. Sus mañanas trascurren entre aprender nipón y la televisión pública de Japón, el canal NHK para el que trabaja frecuentemente. «Después de comer, me uno al horario español y si hay algo noticioso lo preparó con el jefe de internacional», explica a este periódico.

Maite que se trasladó a Tokio por motivos personales disfruta mucho «con el respeto y los buenos modales de sus gentes». «Cuando hago entrevistas por la calle todo el mundo se presta a responderme, independientemente del tema», confiesa.

Tal es la buena voluntad de los japoneses, que la reportera aún recuerda el día en el que el dueño de un karaoke le prestó un cable para un directo. «Hace dos años sufrimos un temporal de nieve terrible y el cable del micrófono se quedó congelado cuando estaba grabando. Eran las once de la noche y comprar uno era imposible. Así que como esta ciudad tiene un karaoke en cada esquina, entré a pedir uno. Imagínate la cara del dueño... Él no hablaba inglés y yo apenas chapurreaba japonés. Finalmente nos entendimos con la ayuda de otra gente y me lo prestó. A pesar del cubilete de Telecinco, el trípode y la cámara no sé si se creyó que era una periodista trabajando para una televisión española. Fue muy surrealista». Como lo es también la televisión del país. «No tiene nada que ver con la nuestra. En general, abusan mucho de los rótulos y de los efectos de sonido. ¡Parece un videojuego!».

Ainhoa Paredes (Londres)

«Por un momento Tom Hanks me entrevistó a mí»

Ainhoa Paredes vive pendiente de las noticias las 24 horas al día los siete días de la semana. Duermo siempre con el teléfono encendido en la mesita de noche, confiesa. Y es que desde que en 2006 la fichara Telecinco, para cubrir la información de Reino Unido, no ha parado. Hay días surrealistas. Estás con una noticia y debes cruzar todo Londres o coger un avión para informar de otra... Recuerdo aquel día de abril de 2013, en el que estaba en una rueda de prensa en la Embajada de España y tuve que dejarlo todo y salir corriendo porque había muerto Margaret Thatcher.

Afortunadamente, no todos los días son tan complicados y hay muchos momentos inolvidables. Ainhoa recuerda con especial cariño aquel en el que entrevistó a Tom Hanks En Londres cubrimos lanzamientos mundiales de películas y hay entrevistas a actores o directores complicadas, pero nunca olvidaré la más fácil de todas: la de Tom Hanks. Fue tan cercano, tan normal, que por un momento él empezó a entrevistarme a mí.

- ¿Recuerda alguna anécdota?

- Me acuerdo de un entrevistado que me recibió muy gentil en su casa. Tras la primera pregunta noté que su mirada se dirigía al bolígrafo con el que yo tomaba notas y detecté que su semblante cambiaba de expresión. No se me había ocurrido pensar que mi entrevistado fuese seguidor del Everton y que mi bolígrafo con el escudo del club rival, Liverpool (uno de tantos que llevaba aquel día en el bolso) pudiese poner en peligro el encuentro. Por un momento pensé que aquello se iba al traste. Es sólo una anécdota pero prueba que hasta el más mínimo detalle puede hacer que una cobertura salga bien o no tanto

- ¿Hay mucha diferencia entre los ingleses y los españoles?

- Aunque no lo pueda parecer a simple vista, los británicos -aparentemente muy serios- son muy bromistas y tienen un sentido del humor muy sutil, que nosotros los españoles no siempre entendemos. Lleva un tiempo acostumbrarte a él. Hay veces que no sabes si van en serio o te están tomando el pelo Eso puede llevar a situaciones cómicas y a malentendidos. Ante la duda, es siempre mejor preguntar dos veces.

- ¿Qué debemos de aprender de Reino Unido?

- Mi primer contacto con este país fue con el modelo educativo porque hice un máster. Me maravilla que en las escuelas se estudie teatro como asignatura obligatoria, que desde pequeños enseñen a hablar en público, a debatir y a preguntar en clase. Me encantaría que España copiase este modelo.

- ¿Qué echa de menos de España?

- La familia, los amigos de toda la vida, el sol y la luz Especialmente en invierno, cuando antes de las cuatro de la tarde es ya de noche. Muchos días comes y cenas a oscuras

 

Fotos

Vídeos