Carmen Porter: la copiloto de la nave del misterio

Carmen Porter./
Carmen Porter.

Esposa de Iker Jiménez, lleva diez años a la sombra de su mediático marido en 'Cuarto milenio'

MIKEL LABASTIDA

Esta es la historia de una muchacha interesada en resolver misterios y en contar historias. Curiosa, sagaz, perspicaz, decidió estudiar la carrera de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Comenzó a hacer prácticas en revistas y programas de radio. Conoció a otro periodista (Dios los cría y ellos se juntan), se enamoró y se casó. Hasta ahí todo normal pero... el relato varía cuando en la trama aparecen fantasmas, casas encantadas, extraterrestres, exorcistas y endemoniados... El cuento idílico deja de serlo tanto y adquiere tintes más sombríos y tenebrosos.

La protagonista de esta historia es Carmen Porter, esposa de Iker Jiménez, referente nacional de los enigmas sin resolver gracias a su trayectoria en espacios como Milenio 3 o Cuarto milenio, y heredero natural de expertos históricos en estas lides como Jiménez del Oso o J.J. Benítez.

Ella optó por asumir un papel secundario en su carrera, trabajando junto a su marido, compartiendo con él plató, intrigas y teorías conspiranoicas, convirtiéndose en su fiel escudera. Llevan media vida juntos y diez años al frente de su exitoso programa en Cuatro. Lo suyo sí que es un fenómeno paranormal.

Aparentemente no debe de ser fácil convivir con el mismísimo Iker Jiménez. Despertarse a su lado y que él la reciba con un «bienvenida a la nave del misterio»; que a cada comentario que se le haga él responda «inquietante cuanto menos»; que se empeñe en no bajar la bolsa de basura, discuta y rebata cualquier acusación y al final suelte un «perdón por la vehemencia»; o que cuando coincidan en una opinión, él se exalte y sobrexcitado comience a gritar: «increíble conexión milenaria, increíbles sincronicidades». El día a día al lado de Jiménez. Ese libro alguien tendría que escribirlo.

Interrogada por su marido y por su matrimonio ella ha derribado en innumerables ocasiones mitos y ha asegurado que la base de su relación es como la del resto de los mortales, sentido del humor y buena sintonía entre ellos. Dos que duermen en un colchón, se vuelven de la misma condición. Y lo de trabajar juntos tampoco es un inconveniente para ella.

Miedo da pensar que se lleven el trabajo a casa e improvisen sesiones laborales en el salón con ouijas, detectores de presencias del más allá y otros radares. «Cariño, intenta conectar tú con la Bruja de Torbeo y con el cura que avistó extraterrestres en Valladolid, mientras que yo analizo restos del cementerio de San Jerónimo y escucho unas conversaciones sobre el destripador de Avilés y las endemoniadas de Huesca». «Vale, amor, ¿y de cena qué quieres?».

Aventura en solitario

La carrera de Porter se inicia en 2001 con Milenio 3 en la Cadena Ser, aunque antes había hecho sus pinitos en emisoras pirata, según ha reconocido ella misma. Su popularidad llega con su fichaje por Cuatro, canal en el que se emite Cuarto Milenio desde 2005. En breve comenzará la undécima temporada. «Sólo el misterio nos mueve a buscar respuestas, a mirar a lo desconocido , nos hace aventurarnos en la vida a pesar del peligro», indican en la promoción de los nuevos programas, de los que ella es subdirectora. Sus cometidos son variados: encargada de entrevistas, de realizar conexiones, de preparar reportajes, de avanzar contenidos o de comentar los resultados de encuestas («ajustadísimas», siempre según Jiménez).

Tuvo un pequeño intento de independizarse con una aventura en Telecinco que solamente duró dos semanas. A propósito de la emisión de la olvidable serie El don de Alba (sobre una joven que tiene el poder de relacionarse con los muertos) la emisora programó un espacio posterior, titulado Al otro lado, que se ocupaba, cómo no, de asuntos relacionados con el más allá, el ocultismo y la ufología, entre otras temáticas. Del primer especial se encargó Ana Rosa Quintana y en el segundo tomó el relevó Porter. No hubo más. Enigmas de la pequeña pantalla.

Porter se prepara ya para embarcarse de nuevo en la nave del misterio, donde tiene asegurado un papel secundario que le permite trabajar en lo que quiere y con quien quiere. Que a nadie se le olvide que detrás de todo gran hombre (humano o no) hay siempre...