El Correo

El Oscar dorado y... blanco

De izquierda a derecha, Will Smith, Wesley Snipes, Denzel Washington, Spike Lee y Samuel L. Jackson en la gala del año pasado.
De izquierda a derecha, Will Smith, Wesley Snipes, Denzel Washington, Spike Lee y Samuel L. Jackson en la gala del año pasado. / Archivo
  • La polémica por la falta de actores negros en las nominaciones a los Premios de la Academia amenaza con hacer saltar por los aires la gala del próximo 28 de febrero

Todo es demasiado blanco en los Oscar. Por segundo año consecutivo no hay ni un solo actor negro nominado en sus diversas categorías de interpretación. Y son veinte entre principales y secundarios, pero cero es el balance de color. Y eso que este año daban casi por seguro al menos cuatro nominados: Michael B. Jordan ('Creed. La leyenda de Rocky'), Will Smith ('La verdad oculta'), Idris Elba ('Beasts of no nation') o Samuel L. Jackson ('Los odiosos ocho'). Ni rastro de ellos.

Significativas ausencias para una comunidad artística que sabe tanto de sus valores como de la pata de que cojea Hollywood, cuya Academia está integrada por un 94% de blancos, un 77% de hombres y una media de edad de más de 60 años. Cifras que para algunos hablan por sí solas y que han puesto en pie de guerra a destacadas figuras de la industria del cine dispuestas a boicotear la ceremonia en las redes, bajo el hashtag #OscarStillSoWhite.

Es el caso del director Spike Lee y la actriz Jada Pinkett Smith. Ambos aseguraron que no acudirían a la gala en protesta por la falta de diversidad. "En los Oscars… la gente de color siempre es bienvenida para entregar premios, incluso para el espectáculo, pero raramente se nos reconoce por nuestros logros artísticos", escribió la actriz de 'Magic Mike XXL', añadiendo "¿debería la gente de color abstenerse de participar en masa? La gente nos trata del modo en que les dejamos hacerlo".

A ellos se sumó Will Smith, marido de Pinkett, y recibieron el apoyo de compañeros como George Clooney, Reese Witherspoon, Halle Berry, Danny DeVito o Mark Ruffalo, entre otros. "Las nominaciones reflejan a la Academia, la Academia refleja a la industria, y la industria refleja a Estados Unidos", aseguró el actor de 'Men In Black' a la cadena ABC.

La actriz Gina Rodriguez inició por su parte una campaña de apoyo a intérpretes latinos mientras que Ian McKellen pidió no olvidar al colectivo gay, señalando que ningún profesional abiertamente homosexual había ganado jamás un Oscar y sumando la homofobia a las acusaciones de racismo y sexismo.

14 estatuillas 'negras' en 88 años

¿Tiene motivos la comunidad negra de Hollywood para estar molesta? Si echamos la vista a atrás, quizás sí: sólo 14 artistas negros han logrado la estatuilla de oro en los 88 años de historia de los Oscar. Cinco veces ha sido negro el mejor actor y sólo Halle Berry lo ganó como mejor actriz. Siete premios como actores y actrices de reparto y el Oscar Honorífico a Sidney Poitier completan la lista.

La última en subir al escenario del Dolby para recoger la preciada estatuilla fue Lupita Nyong'o hace justo dos años por su papel en la aclamada '12 años de esclavitud’. "Los premios no deberían dictar los términos del arte en nuestra sociedad moderna, pero deberían ser el reflejo de lo mejor que nuestro arte puede ofrecer", expresó indignada la actriz keniata en su cuenta de Instagram tras conocerse las candidaturas el pasado 14 de enero.

Pero como suele suceder, hay dos caras de la moneda y, también han surgido voces contrarias a empañar la cita estrella de la industria cinematográfica estadounidense. Como las de Michael Caine ("No se puede votar a un actor sólo porque es negro. A mí me costó años ganar un Oscar") y Charlotte Rampling, nominada como Mejor actriz por '45 años', para quien todo se debe a que "quizá este año no había intérpretes que merecieran ser nominados". O al menos eso creía antes de pedir disculpas y plegarse al reclamo. No tan contundente fue Whoopi Goldberg, que sin embargo se ha mostrado contraria al boicot porque "hay métodos más eficaces de exigir inclusión en el cine y por ende en las nominaciones" o el director John Singleton, quien ha dicho en 'Variety' que los nominados "no dependen de la raza".

Tensiones raciales

El pasado 22 de enero la Academia cedió a las presiones y anunció tras una reunión de emergencia una batería de medias sin precedentes destinadas a aumentar la presencia de mujeres y diversas razas. Sin embargo, el anuncio no calmó las aguas y a principios de este mes la revista 'Vanity Fair' eligió a las principales actrices de Hollywood para su portada y las vistió a todas de negro, en clara alusión al conflicto. En ella aparecen, entre otras, Jane Fonda, Diane Keaton, Lupita Nyong’o, Viola Davis, Jane Fonda, Diane Keaton, Hellen Mirren, Charlotte Rampling, Brie Larson, Jennifer Lawrence y Alicia Vikander, estas cuatro últimas nominadas en esta edición.

Exagerado o no el llamado al boicot, lo cierto es que refleja las tensiones raciales que, en pleno 2016, no logran ser definitivamente superadas en la sociedad norteamericana. Como señaló Barack Obama, el primer presidente negro, el debate en torno a los Oscar es, en realidad, solo una expresión de la cuestión más amplia. "Se trata -dijo- de si nos estamos asegurando de que todo el mundo tenga una oportunidad justa".

Difícil saber cómo seguirá la historia ni mucho menos si habrá cambios sustanciales en las ternas de los próximos años. De momento, la ceremonia 88º ya parte como una de las más 'blancas' y reivindicativas de los últimos tiempos.