Letizia, bajo la lupa de Cervantes

Los reyes, Felipe y Letizia, a su llegada a la ceremonia. /
Los reyes, Felipe y Letizia, a su llegada a la ceremonia.

De rojo y con un moño postizo que recogía su recién recortada melena, presidió por tercera vez el premio por excelencia de las Letras, el primero como Reina de España

COLPISA MADRID

Sabido que Goytisolo pondría una nota de color, al final fue marrón, al descartar vestir el reglamentario chaqué, faltaba por conocer el tono que elegiría doña Letizia en su estreno como Reina en la entrega del premio por excelencia de las Letras españolas. Y fue el rojo. Rescató de su ropero el vestido que usó para la visita oficial de los Reyes de España a los de los Países Bajos. Volvió a apostar por el Felipe Varela de corte en la cintura y bordados en manga y parte de la falda para homenajear a Juan Goytisolo. Pero las miradas, lógico, se fueron más hacia la cabeza, hacia el peinado. Cuando apareció, de frente, por el claustro de la Universidad de Alcalá de Henares se descubrió que el nuevo corte de pelo permitía recogidos. Luego, al verla sentada, se confirmó que la Reina tuvo que hacer uso de un postizo para darle empaque al regio peinado. Vamos, que si no se la hubiera visto en tres actos anteriores (los premios Women, una entrega de premios de literatura infantil y la recepción de anoche a Goytisolo) nadie se habría percatado de que doña Letizia había quitado centímetros, y muchos, a su melena.

Más información

Esta fue la tercera ocasión en que don Felipe y doña Letizia presiden la entrega del Premio Cervantes. Las dos anteriores se debió a convalecencias de don Juan Carlos, en 2011 y 2013. En las dos ocasiones anteriores, como ahora, la Reina apostó por vestidos de Felipe Varela. En 2011, con un corte muy similar al que este jueves vistió, en tono blanco con flores negras y fajín morado; en 2013 repitió el cóctel color tabaco y flores superpuestas sobre gasa que eligió para la ceremonia de los Premios Príncipe de Asturias de 2011. En la tercera ocasión, como Reyes, la gran novedad en el paraninfo colgaba el pendón carmesí, color elegido para el reinado de Felipe VI. El anterior, el de don Juan Carlos, era azul.