Fallece el actor bilbaíno Aitor Mazo

El actor Aitor Mazo, durante un rodaje./
El actor Aitor Mazo, durante un rodaje.

El intérprete y director bilbaíno tenía 53 años. A la espera de una posible autopsia, todo hace indicar que la causa de la muerte ha sido una insuficiencia coronaria

OSKAR BELATEGUI

El cine y el teatro vasco sufren un golpe brutal con la inesperada muerte de uno de sus rostros más populares. Actor, guionista y director, Aitor Mazo ha fallecido en su domicilio de Txurdinaga (Bilbao) a los 53 años. A la espera de una posible autopsia, todo hace indicar que la causa de la muerte ha sido una insuficiencia coronaria. Su familia confirmó a EL CORREO que hace unos años sufrió un microinfarto y se le implantaron dos stents.

El intérprete vasco ha sido hallado muerto sobre las 11.30 horas por la mujer que le asistía en las tareas domésticas, han informado fuentes del departamento vasco de Seguridad. La mujer ha comunicado los hechos a Sos Deiak que ha desplazado a la vivienda una patrulla de la Ertzaintza y una ambulancia medicalizada cuya dotación sólo ha podido certificar la muerte del actor.

Mazo estuvo al pie del cañón hasta el último momento. Tan solo hace unos días, el actor presentaba en el Arriaga bilbaíno una representación teatral en la que encarnaba a Anton Abbadia, el explorador, geógrafo, astrónomo y promotor de la cultura vasca. La semana pasada acompañaba a su amigo Karra Elejalde en el estreno madrileño de 'A esmorga'. Dotado de un físico rotundo, Aitor Mazo trabajó con los mejores directores del cine español, casi siempre en papeles de reparto.

Debutó en la gran pantalla en 'Lauxeta, a los cuatro vientos' (1987) y figuró en los créditos de cintas tan populares como 'Vacas', 'Todos a la cárcel', 'Airbag' y 'La comunidad'. El año pasado era un juez en 'Lasa y Zabala' y el locuaz Padre Inaxio de la taquillera '8 apellidos vascos', papel que no tenía previsto repetir en la secuela que se rueda estos días. Buena prueba de lo solicitado que estaba es su presencia en dos series tan vistas como 'El chiringuito de Pepe' y 'El Ministerio del Tiempo'.

Portero del Zugazarte

Nacido en Bilbao en 1961, Aitor Mazo iba para portero de fútbol. De las campas de Txurdinaga pasó a jugar federado de los 12 a los 18 años en el Zugazarte. Su recuerdo más doloroso de aquel tiempo era el gol que le metió Liceranzu que entonces tenía 15 años desde el centro del campo: "Nunca había visto a nadie chutar desde allí". Pronto cambió las botas por las candilejas y en 1983 comenzó su actividad profesional en el grupo 'Maskarada', donde permaneció hasta 1987. Mazó creó junto a Lander Iglesias y Patxo Telleria la compañía Txirene y también se hizo imprescindible en series de televisión. Lo difícil es encontrar una donde no aparezca: 'Los ladrones van a la oficina', ''Médico de familia', 'Hospital central', 'Cuéntame', 'Amar es para siempre'...

"No soñaba con ser actor, pero sí en cierto modo con la vida que llevo. Soy un privilegiado porque hago lo que me gusta, pero siempre estoy pisando la tierra", reconocía a EL CORREO en 2004, cuando llegó a tener tres espectáculos en cartel. Mazo, que alternaba las obras en castellano y euskera, también se atrevió a dirigir cine junto a Patxo Telleria y juntos firmaron 'La máquina de pintar nubes' y 'Bypass'. "Los actores vascos estamos en todos los lados", se enorgullecía. "Aquí solo puedes sacar algo del teatro, el cine está fuera y la televisión es intocable, solo hay un canal y las condiciones no son demasiado buenas". Le lloran su hija de 17 años y todo el cine y teatro vascos.