La música de Monteverdi gana por KO en el Arriaga

El maestro Fausto Nardi, al frente de la orquesta barroca, dirige la música que acompaña el combate de boxeo en mitad del escenario./
El maestro Fausto Nardi, al frente de la orquesta barroca, dirige la música que acompaña el combate de boxeo en mitad del escenario.

El insólito espectáculo 'Combattimento' aborda este sábado las relaciones de pareja, en un ring y al son de madrigales

ISABEL URRUTIA

Muy probablemente si el señor Monteverdi (1567-1643) levantara la cabeza, no le daría un síncope al ver el montaje que Joan Anton Rechi (Andorra, 1968) ha concebido al hilo de su música. Ni las máscaras de lucha libre mexicana, ni las túnicas fastuosas con firma de Mercè Paloma, ni los guantes de boxeo y los cubos de agua le habrían parecido un despropósito. Al menos, es lo que piensa Fausto Nardi, el director de orquesta florentino que llevará la batuta de Combattimento, el nuevo espectáculo con música barroca en directo que acoge el Teatro Arriaga este fin de semana (el sábado a las 20.00 horas y el domingo, a las 19.00). Se presenta como un homenaje al compositor de Cremona impulsor del género operístico y amante del mestizaje y la fusión artística al cumplirse 450 años de su nacimiento.

«Monteverdi era un hombre renacentista que amaba el teatro barroco. No le disgustaban los efectos especiales ni las puestas en escena llamativas. Esto le habría encantado. He seleccionado los madrigales que mejor se ajustan al concepto de un combate de boxeo. Tiene una serie de piezas muy famosas que aluden a conflictos amorosos y guerreros... Son perfectas para una puesta en escena como la que ha concebido Joan Anton Rechi», asegura el maestro italiano, que cuenta en esta empresa con la complicidad de cuatro cantantes que sudarán la camiseta para hacer justicia a la música de Monteverdi cargadísima en ocasiones de florituras vocales, sin olvidar las pautas de una coreografía que les exige amagar con derechazos, ganchos y directos a la mandíbula.

SÁBADO Y DOMINGO

Elenco. Rocío Martínez (soprano), Anna Alàs (mezzo), David Alegret y Víctor Sordo (tenores).
Vespres DArnadí. Pedro Gandia y Kepa Artetxe (violines); Natan Paruzel (viola); Alberto Guerrero (chelo); Paolo Zuccheri (violone); Manuel Minguillón (tiorba y guitarra barroca); y Dani Espasa (clave y órgano).
Maestro. Fausto Nardi.
Dirección de escena y dramaturgia. Joan Anton Rechi.

La adrenalina se les disparará nada más saltar a la arena para ofrecer «un recorrido poético sobre las relaciones de pareja», entendidas como un rifirrafe que exige buenos reflejos y mano izquierda. «Eso sí, la narración no es lineal. No tiene la estructura de chico conoce a chica... Mostramos distintas situaciones, apoyándonos en los conflictos que plantean los madrigales», aclara el director de escena Joan Anton Rechi, un profesional al que le picó el gusanillo de la ópera después de haber trabajado como asistente de Calixto Bieito.

Los púgiles cantarines serán Rocío Martínez (soprano) y David Alegret (tenor), protagonistas de Il combattimento di Tancredi e Clorinda, que servirá para recrear en el cuadrilátero la lucha encarnizada entre dos amantes. Una partitura de quitar el aliento. Literalmente. El narrador de la pelea será Víctor Sordo (tenor), que echará el resto. Para contrarrestar tanta tensión, no faltarán pasajes de mayor reposo como Lamento dArianna (a cargo de la mezzo Anna Alàs), piezas para dos tenores (con David Alegret y Víctor Sordo en Zefiro torna) y un colofón que dejará KO al respetable. El dúo Pur ti miro, pur ti godo (Ya te miro, ya te gozo), de Lincoronazione di Poppea, es una de las partituras más hermosas y eróticas de toda la historia de la lírica. La ejecución de Rocío Martínez (Poppea) y Anna Alàs (Nerone) dará carpetazo a las peleas y resentimientos. Una reconciliación de altura.

Éxito en Peralada

Muy cerca del ring, se ubicarán los siete músicos de la orquesta barroca Vespres DArnadi, que siempre tocan instrumentos de época (dos violines, viola, chelo, violone, tiorba, guitarra barroca, clave y órgano). Es un conjunto fundado hace doce años por el organista tarraconense Dani Espasa y el oboísta alicantino Pere Saragossa.

Habituales de los festivales de música antigua y clásica de Europa, triunfaron el verano pasado en el Festival de Peralada (Girona) con una propuesta tan rompedora como Combattimento y ahora esperan salir por la puerta grande en Bilbao. «Se trata de nuestro debut en el País Vasco. Nos sentimos muy honrados de tocar en el Arriaga», asegura Dani Espasa, que alternará el órgano y el clave a lo largo del montaje. Combattimento dura poco más de 90 minutos y les mantiene en plena forma.