El Guggenheim abre con normalidad a pesar de la huelga de educadores

Imagen de la protesta de algunos de los empleados./
Imagen de la protesta de algunos de los empleados.

Cerca de 20 empleados se han concentrado este mediodía junto al 'Puppy' «para denunciar la inestabilidad y precariedad de nuestro trabajo»

ISABEL URRUTIA

El impacto de la huelga de educadores en las actividades del Museo Guggenheim ha sido nulo. La normalidad se ha impuesto a pesar de las protestas, eslóganes y pancartas con las se han hecho notar, entre las 11.30 y 12.30 horas, los empleados delante del 'Puppy'. Cerca de 20 personas, respaldados por el sindicato LAB, ha secundado la huelga «para denunciar la inestabilidad y precariedad de nuestro empleo». Trabajan por horas, cobran entre 100 y 1.000 euros al mes y están subcontratados. La firma que los tiene fichados es Manpower, una multinacional estadounidense que tiene sede en Madrid. Su función es eminentemente pedagógica, es decir, son orientadores de sala o responsables del llamado 'córner del arte', donde se deja a los niños para que los padres puedan visitar tranquilamente el museo.

«Cada año (o cada dos) se licitan nuestros servicios y no tenemos derecho a la subrogación. Es decir, no sabemos si podremos mantener nuestro trabajo. Somos profesionales con titulación universitaria, hablamos varios idiomas y muchos tenemos un máster. ¡Pero se nos trata como becarios!. Esto contradice los estándares de excelencia de los que presume el Guggenheim», ha explicado este mediodía Alazne Fernández, una de las educadoras que respalda la huelga.

El tiempo corre en su contra. Tienen contrato con Manpower hasta el 30 de septiembre. A partir de entonces, puede cambiar la empresa adjudicataria y no tienen garantizado su trabajo. El martes que viene se prevé una reunión con portavoces del Guggenheim para acercar posiciones «y conseguir lo que buscamos, la subrogación». En caso contrario, fuentes de LAB aseguran que están dispuestos a promover una huelga indefinida.