Técnicos examinan los cimientos del puente de hierro de Ondarroa

Las piezas del puente de hierro de Ondarroa fueron desmontadas a primeros de junio. / M. A.
Las piezas del puente de hierro de Ondarroa fueron desmontadas a primeros de junio. / M. A.

Se adentran en el río Artibai para comprobar la situación de la base de la pasarela, cuyas piezas se rehabilitan de forma artesanal

MIRARI ARTIMEONDARROA.

Los cimientos del puente de hierro de Ondarroa han sido examinados de manera exhaustiva por técnicos de la firma encargada de ejecutar la rehabilitación. La Diputación encargó los trabajos a la empresa Orion por cerca de 716.000 euros. La revisión llevada a cabo desde el fondo de la ría ha tenido como principal objetivo determinar el estado en que se encuentran las bases en las que se sustenta la estructura.

De esta manera, se persigue garantizar su estabilidad y afianzarla de cara a la próxima recolocación de las piezas que fueron desmontadas a primeros de junio para su posterior traslado a los talleres donde serán recuperadas de manera casi artesanal.

Dispondrán de un plazo de cinco meses para volverlas a colocar como un puzzle. «Las traeremos en dos tramos, con el mecanismo de giro ya incorporado, lo que exigirá una grúa de unas 500 toneladas», señalaron responsables de los trabajos.

Evitar resbalones

Las actuaciones se centrarán en sanear los tramos que puedan recuperarse mediante chorros de arena e hidrolimpieza y sustituir aquellas que se encuentran más dañadas por un nuevo acero de calidad superior a los empleados el siglo pasado.

Se suprimirán también aquellos elementos que se han añadido con el paso de los años y que han alterado el aspecto de su diseño original catalogada como Bien Cultural con categoría de Monumento por el Gobierno vasco en 2008.

El pavimento de madera se repondrá por otro que garantice su resistencia y evite resbalones a los peatones, elevando además la altura de las barandillas para evitar el riesgo de caídas. De manera paralela, se aprovechará para urbanizar y pavimentar toda la margen izquierda, instalando también iluminación ornamental mediante tecnología led.

Conocida también como plaiako zubixe, la pasarelafue inaugurada en 1927, con la singularidad de que, al ser giratoria, permitía que los barcos pudieran subir aguas arriba por el río Artibai. Comenzó a tener problemas a finales de 1950 y en los 80 se dejó de abrir para permitir la entrada y salida de los buques fondeados en el interior. Aunque a lo largo de los años se ejecutaron algunas actuaciones de mantenimiento, a finales de agosto de 2016 se cerró a los peatones por motivos de seguridad.