Supervivientes del bombardeo narran el horror en el Museo de la Paz de Gernika

El alcalde de Gernika con una de las supervivientes en el museo. /  G. U.
El alcalde de Gernika con una de las supervivientes en el museo. / G. U.

Gogora ha inaugurado en el centro museístico una nueva muestra audiovisual con testimonios de quienes vivieron el ataque aéreo

IRATXE ASTUI GERNIKA-LUMO.

El Museo de la Paz de Gernika acoge desde ayer una nueva muestra bajo el título 'Bizitako bonbaketa. El bombardeo contado por las personas que lo vivieron', que relata el ataque de la Legión Cóndor alemana a la villa foral, tal día como hoy hace 82 años. La muestra audiovisual, que tendrá carácter permanente, fue inaugurada ayer por la tarde por la directora del Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos-Gogora, Aintzane Ezenarro.

Al acto asistieron también el alcalde de la localidad, José Mari Gorroño, entre otras personalidades, así como ciudadanos que han aportado su testimonio y representantes de asociaciones que trabajan por la memoria histórica. La exposición consta de dos instalaciones a modo de totems. En una de ellas se recogen la documentación del biólogo y antiguo piloto de guerra estadounidense, William Smallwood, que reunió las declaraciones de los supervivientes del ataque aéreo en uno de sus viajes a la villa foral.

Más conocido por el sobrenombre de 'Egurtxiki', Smallwood donó al Centro de Documentación del Museo de la Paz los relatos que a su vez recogió en su libro titulado 'El día que Gernika fue bombardeada'. La mundialmente conocida como ciudad de la paz rememorará precisamente hoy uno de los episodios más trágicos de su historia.

Ofrenda floral

La jornada conmemorativa vivirá su momento más emotivo a las 15.45 horas, instante en el que el sonido de una sirena y las campanas de la iglesia de Andra Mari marquen el inicio de la iniciativa '4 minutu'. «Durante ese tramo de tiempo pararemos nuestra actividad para reflexionar sobre lo que ocurrió aquel fatídico día en Gernika y no se vuelva a repetir en ninguna parte del mundo», señaló una mujer gernikarra. La ofrenda floral por los supervivientes se llevará a cabo momentos después en el cementerio Zallo, mientras que por la noche tendrá lugar una manifestación con velas.