La rehabilitación artesanal del puente giratorio de Ondarroa durará nueve meses

Dos empresas han presentado sus propuestas de reforma a la Diputación. / MAIKA SALGUERO
Dos empresas han presentado sus propuestas de reforma a la Diputación. / MAIKA SALGUERO

Tras dos convocatorias fallidas, la Diputación ha recibido las propuestas de un par de empresas y adjudicará los trabajos en breve

MIRARI ARTIME ONDARROA.

A la tercera va la vencida. La Diputación adjudicará en breve el proyecto para rehabilitar y consolidar la pasarela giratoria de Ondarroa, más conocida popularmente como el puente de la playa. Tras dos convocatorias fallidas, -una abierta y otra mediante procedimiento negociado sin publicidad que quedaron desiertas- la Administración foral ha recibido esta vez las propuestas de dos empresas interesadas.

«La licitación se realizará en breve», reconocieron fuentes forales, que ultiman los trámites administrativos para firmar el contrato con la firma que más puntuación ha logrado y que cuenta con una dilatada experiencia en este tipo de actuaciones. De hecho, para recuperar el esplendor de una estructura declarada Bien Cultural por el Gobierno vasco en 2008 y que se encuentra gravemente dañada y deteriorada por la acción del salitre y la falta de mantenimiento, los trabajos requerirán un mínimo de nueve meses y una inversión cercana a los 716.000 euros.

Para conseguirlo, será necesario emplear un procedimiento artesanal, prácticamente idéntico a cómo se construyó el puente el siglo pasado. El plan de actuación del departamento Desarrollo Económico y Territorial contempla sanear las zonas que se puedan recuperar mediante chorros de arena e hidrolimpieza y sustituir aquellas que se encuentran más dañadas por un nuevo acero, de calidad superior al empleado en su construcción.

Sistema de engranaje

La intervención prevé además reactivar el sistema de engranaje que permitía con un accionamiento manual girar la pasarela. «Será necesario eliminar aquellos elementos urbanos, como el murete de mampostería de la margen izquierda, que lo impiden en la actualidad », detallaron responsables del plan. Los mecanismos originales se encuentran muy deteriorados, por lo que será necesario construir y mecanizar las nuevas piezas en talleres especializados para lo que hará falta un transporte especial que trabajará desde la ría.

El principal acceso del casco urbano con la playa Arrigorri permanece cerrado a los peatores desde agosto de 2016 por razones de seguridad al detectarse que se había desplazado varios centímetros.