La reforma del vial entre Markina y Berriatua arrancará en Plazakola la próxima primavera

El cruce de Plazakola es uno de los puntos más conflictivos de la red viaria de Lea Artibai. /  M. SALGUERO
El cruce de Plazakola es uno de los puntos más conflictivos de la red viaria de Lea Artibai. / M. SALGUERO

La ampliación de uno de los grandes nudos de Lea Artibai, principal salida del puerto de Ondarroa y de varios polígonos, supondrá un desembolso de 4,5 millones de euros

MIRARI ARTIME MARKINA.

La Diputación ha dado el visto bueno al proyecto de mejora de la BI-633, entre Markina y Berriatua con un presupuesto de licitación ligeramente superior a los 4,5 millones de euros y un plazo de ejecución de cerca de dos años. «La previsión inicial es que las obras puedan comenzar en el segundo trimestre de 2019», aseguraron desde el departamento Económico y Desarrollo Territorial de la Administración foral.

La actuación tiene como uno de sus principales objetivos adecuar el vial para permitir el cruce de dos vehículos pesados en el cruce de Plazakola, uno de los nudos más conflictivos y peligrosos de Lea Artibai debido a la estrechez de la carretera. «También se intervendrá en los accesos e incorporaciones a la vía para mejorar la accesibilidad», añadieron las mismas fuentes.

Las mejoras comenzarán en el final del tramo acondicionado hace un par de años, en el barrio Ubilla-Urberuaga de Markina y se prolongará hasta la zona de Erribera, en la entrada de Berriatua, atravesando también la zona de Larruskain-Amalloa. En total, la actuación diseñada alcanzará los 1,7 kilómetros.

«Se trata de una carretera por donde circula un importante número de transporte pesado ya que se trata de la principal conexión viaria con el puerto de Ondarroa», recalcaron desde la Diputación. También es la única vía de acceso a los polígonos industriales de Berriatua donde se asientan importantes empresas de la comarca. La intensidad media diaria es de 6.186 vehículos, de los cuales un 8,6% son pesados.

Paradas de autobús

El proyecto se centrará en aumentar la sección transversal de la carretera para dotarla de anchura suficiente como para permitir el cruce entre dos vehículos pesados. También se corregirá su trazado en planta, creando los peraltes adecuados, y se rectificará el perfil longitudinal para aumentar la visibilidad en general.

«Además, se actuará en la ordenación y diseño de los accesos para mejorar la seguridad de las maniobras de los vehículos», detallaron. Los usuarios del transporte público verán adecuadas fuera de la calzada dos de las paradas de autobús existentes, que se sumará a una nueva parada. Para reducir la siniestralidad se cambiará el trazado mediante la rectificación de varias curvas, con el fin de suavizar el giro y una acera dará continuidad en el tramo final.

 

Fotos

Vídeos