El primer punto de encuentro familiar de Busturialdea abrirá en Gernika a final de año

El servicio estará situado en la antigua sede de la Cruz Roja de Gernika. / MAIKA SALGUERO
El servicio estará situado en la antigua sede de la Cruz Roja de Gernika. / MAIKA SALGUERO

Estará ubicado en el antiguo edificio de la Cruz Roja, mientras que Lea Artibai dispondrá de este servicio a partir de mayo en Durango

JULEN ENSUNZA GERNIKA-LUMO.

Los menores que forman parte de familias rotas de Busturialdea dispondrán a partir de octubre en Gernika de un espacio seguro, controlado y amable para mantener contacto con su padre, madre, tutor u otro familiar. Urdaibai carece en la actualidad de un equipamiento de este tipo y los vecinos que lo necesitan por derivación judicial se ven obligados a desplazarse hasta Bilbao para realizar intercambios y visitas tuteladas.

La puesta en marcha del futuro punto de encuentro familiar será posible gracias a un convenio de colaboración con el Gobierno vasco, similar al de otros localidades. El hecho de que la Mancomunidad de Servicios Sociales tenga previsto centralizar todas sus oficinas en las antiguas dependencias de la Cruz Roja de Gernika también ha influido. Y es que, el cambio de sede permitirá a la entidad comarcal ampliar su oferta de servicios e incluir también un nuevo área de prevención de drogodependencias.

«Sus oficinas se encuentran diseminadas entre Industria kalea y Alhondiga kalea y los residentes se ven obligados en muchas ocasiones a tener que andar de un lado para otro para realizar sus gestiones», apuntó el alcalde de la villa foral, José Mari Gorroño. A partir de octubre, la Mancomunidad dispondrá de un total de 500 metros cuadrados en el nuevo edificio de propiedad municipal ubicado en Juan Calzada kalea.

«Tenemos seis meses por delante para acometer el cambio, que es un paso más en la mejora de la oferta al ciudadano», destacó Gorroño. Por lo que respecta a la comarca de Lea Artibai, los vecinos que lo necesiten podrán hacer uso, a partir de mayo, del punto de encuentro familiar de Durango que se inauguró oficialmente ayer. Este nuevo centro dará servicio a una decena de familias aproximadamente.

Máximas garantías

Estas instalaciones se han diseñado como espacios de uso gratuito que «ofrecen las máximas garantías de seguridad en situaciones de ruptura del núcleo familiar sin acuerdo, conflicto o malos tratos» y que cuentan con equipos psicosociales multidisciplinares y expertos que «vigilan y protegen en todo momento a las personas menores de edad», explicó la consejera de Trabajo y Justicia del Gobierno Vasco, María Jesús San José.

El Ejecutivo vasco gestiona los centros de Bilbao, San Sebastián y Vitoria y, mediante convenios de colaboración como el suscrito con el Ayuntamiento de Durango, también los de Barakaldo y Portugalete. Este año, además del proyectado en Gernika, trabaja también en el diseño de otro en Tolosa. En total, estas instalaciones atienden a unas 800 familias con, aproximadamente, un millar de menores que, en su mayoría, tienen entre tres y once años.