El primer bonito del verano alcanza un precio récord de 330 euros el kilo

Venta de los primeros bonitos ayer en la rula de Avilés./E.C.
Venta de los primeros bonitos ayer en la rula de Avilés. / E.C.

El 'Goienkale' de Bermeo y dos buques asturianos fueron los protagonistas de la descarga ayer en el puerto de Avilés

MIRARI ARTIME

«El esfuerzo ha merecido la pena, la marea ha sido muy buena», aseguró ayer exultante a EL CORREO, Enrique Zabaleta, patrón del barco de Bermeo 'Goienkale', que junto a otras dos unidades de Asturias -'Esmeralda Tercero' y 'Berritz Amatxo'- han comercializado el primer bonito del verano a precio de oro. Aunque Zabaleta reconoce que a lo largo de la temporada «la cotización se normalizará», el 'campanu' -la subasta inicial de la costera- ha pulverizado todos los registros.

La primera tina, unos 111 kilos de bonito, alcanzó a primera hora de ayer en la rula de Avilés el estratosférico precio de 330,60 euros el kilo, treinta euros más que el año pasado, cuando a su vez había batido con holgura el tope anterior de 200,80 establecido en 2016. La embarcación de la villa marinera zarpó rumbo a las Azores el pasado día 14 y faenó «a unas 180 millas de San Miguel», la mayor isla del archipiélago portugués durante más de cuatro días.

«Estuvimos pescando otras tres jornadas con la suerte que encontramos bastantes piezas, porque los que han ido detrás nuestro a la misma zona no han localizado nada», detalló Zabaleta. En total, los tres pesqueros apresaron 6.971 kilos. «Amarrados a puerto no hacemos nada, no conseguimos nada, hay que salir a la mar, pero lógicamente el esfuerzo tiene que tener su recompensa como ahora», añadió el bermeotarra.

Las primeras unidades fueron adquiridas por una conocida cadena de supermercados asturiana que decidió donar parte de la compra a cocinas solidarias, mientras que el resto saldrá a la venta en sus establecimientos a un precio que rondará los treinta euros el kilo. «No estaría nada mal, que alguna cadena de supermercados vasca se implicara de la misma manera, porque es un acto simbólico que supone un importante respaldazaro a nuestra actividad y a la calidad del producto que pescamos», resaltó Zabaleta.

Previsiones

Y es que «sacaremos unos 40.000 euros brutos cada uno», manifestó Fidel Álvarez, patrón del 'Esmeralda Tercero'. La cotización del resto de las capturas cayó bruscamente. De hecho, el segundo lote se pagó a 19,80 euros, el pequeño a 7,23 y el patudo a 5,10. Al final, el precio medio se situó en poco más de 17,30 euros el kilo y fue adquirido por diferentes comercializadores.

El 'Goienkale' reanudará su actividad rumbo a unos 1.400 kilómetros al oeste de Lisboa, donde a estas alturas del año aún se encuentra el bonito en su migración hacia el Golfo de Bizkaia. «No hemos hecho más que empezar y no se puede adelantar nada, la mar es impredecible. La teoría vale poco en estos casos, porque no hay dos costera iguales», apuntó el patrón vizcaíno.

De hecho, el pasado verano la cercanía de los bancos de túnidos permitieron a la flota realizar la mayor parte de las capturas en zonas próximas a la costa cantábrica. Esta situación provocó que se decretase el cierre de la pesquería para agosto, cuando tradicionalmente se alarga hasta finales de octubre.

«Otras veces en cambio, el bonito no ha querido entrar y sólo hemos podido pescar en zonas próximas a Irlanda», indicaron. La flota que faena bajo pabellón español cuenta para esta costera con una cuota de 16.515 toneladas, frente a las 15.000 del ejercicio anterior.

Temas

Pesca