Ondarroa, único feudo grande de Bildu en Lea Artibai tras el triunfo jeltzale en Markina

En Busturialdea, la formación soberanista recupera la alcaldía de Elantxobe, mientras que el PNV arrebata Murueta a los independientes del MIT

M. ARTIME / I. ASTUI GERNIKA-LUMO.

EH Bildu ha perdido peso en Lea Artibai. Aunque ha logrado representación en todos los municipios donde ha concurrido y mantenido alcaldías como Ondarroa, Aulesti y Munitibar, la coalición abertzale no ha logrado revalidar su triunfo en uno de los ayuntamientos más significativos de la comarca, Markina. La candidatura del PNV liderada por Luis Egurrola le ha tomado la delantera a las propuestas con las que Aitor Odiaga pretendía continuar la gestión iniciada hace ocho años por Juanjo Txurruka.

Precisamente, el primer mandatario de la izquierda abertzale que ha tenido la localidad más poblada de la cuenca del Artibai asumió la 'makila' gracias al apoyo de la extinta Aralar con la que Odiaga entró a la Corporación en sustitución del concejal Karmelo Jaio. Su voto resultó determinante para arrebatarle las llaves de la Casa Consistorial al equipo encabezado entonces por el jeltzale Iñigo Ansola, que se quedó sin alcaldía pese a ser el partido más votado superando en 189 sufragios a la coalición independentista.

En la cita del pasado domingo, el PNV obtuvo 1.365 apoyos frente a los 1.235 de su rival lo que se traduce en seis concejales por los cinco de EH Bildu. Egurrola se mostró «muy agradecido» e «ilusionado por la confianza depositada en nuestro equipo» y afirmó «estar preparado para reactivar proyectos vitales para el desarrollo del municipio».

En Busturialdea, el panorama político también ha registrado importante cambios en algunas localidades pequeñas pero significativas como Elantxobe y Murueta. En la primera, gobernada por los jeltzales durante los últimos cuatro años, será Bildu quien asuma el bastón de mando de la mano de Patxi Egurrola. La formación soberanista logró el respaldo del 51% del electorado lo que le otorga la mayoría absoluta frente al PNV que pasará a la oposición con el 46,53% de los votos.

En Murueta, donde se registró una de las tasas de participación más altas de la jornada electoral (96%), también se ha producido un importante cambio de tornas. La localidad, gobernada durante las últimas dos legislaturas por la formación independentista MIT, pasará a manos del PNV. Julen Karrion, de tan solo 20 años, ha logrado la mayoría absoluta -4 concejales, frente a los 3 de su oponente-.