Ondarroa tiende la mano a los inmigrantes, en su mayoría hombres y cada vez más jóvenes

La pesca es una de las alternativas laborales de la población inmigrante que recala en Ondarroa. / MAIKA SALGUERO
La pesca es una de las alternativas laborales de la población inmigrante que recala en Ondarroa. / MAIKA SALGUERO

Activa el protocolo de acogida 'Ongi etorri' para facilitar la integración de los nuevos ciudadanos y crear puentes de unión con los demás vecinos

MIRARI ARTIME ONDARROA.

Tres de cada cinco extranjeros que se instalan en Ondarroa son hombres. La mayoría además, alrededor de un 70%, tiene menos de 45 años, según los últimos datos recogidos por el área de Diversidad del Ayuntamiento. Ese perfil corresponde básicamente a los inmigrantes procedentes de África, donde las diferencias son muy notables. «Han llegado 45 hombres y cuatro mujeres», indicaron portavoces municipales.

Por el contrario, entre los ciudadanos que vienen de países sudamericanos, las féminas son mayoría, incluso hasta duplicar la presencia de los hombres. «De hecho, frente a una docena de varones se han registrado 25 mujeres», añadieron las mismas fuentes.

El retrato de la población de la villa también ha sacado a la luz que entre los nuevos vecinos destacan la presencia de personas nacidas en la propia comunidad autónoma hasta alcanza un 55%. A continuación, se sitúan los sudamericanos (14%), mientras que los del resto de España y los africanos representan un 13%, respectivamente.

Precisamente, con el objetivo de favorecer su integración e impulsar el conocimiento mutuo entre la población autóctona y la de origen extranjero, el Consistorio ha diseñado un protocolo de bienvenida 'Ongi etorri' que se ha activado esta semana con la primera reunión abierta entre representantes municipales, asociaciones y colectivos de la villa e inmigrantes.

En euskera

El encuentro persigue trasladar una visión general del municipio con especial hincapié en la manera de vivir y en las costumbres de los ondarreses. «También se les trata de ayudar en todas las dudas que plantean», señalaron.

El primer paso del protocolo arranca en el servicio municipal de atención a los ciudadanos donde se les ofrece una información general y se les insta a rellenar una encuesta para reunir datos básicos como lugar de procedencia, su formación académica o los años que tiene.

«A todas aquellas personas que responden al cuestionario «se les hace entrega de un pequeño diccionario en euskera y se les hace llegar una carta para que acudan a una reunión informativa», detallaron desde el Consistorio. En el momento del empadronamiento, se fija una reunión con técnicos municipales para facilitarles información sobre servicios básicos. «Se les da a conocer las entidades y organismos que existen para cubrir sus necesidades iniciales desde el punto de vista administrativo, educativo y social», explicaron.

 

Fotos

Vídeos