Ondarroa se sube al bus de la accesibilidad

Bustindui realiza el servicio hasta finales de setiembre. / AYTO.
Bustindui realiza el servicio hasta finales de setiembre. / AYTO.

La Corporación acuerda de forma unánime garantizar el 'hiritar' al considerarlo un servicio imprescindible para la movilidad de la población

MIRARI ARTIME ONDARROA.

La Corporación de Ondarroa, formada por EH Bildu al frente del Gobierno local y del PNV en la oposición, ha acordado de forma unánime garantizar la accesibilidad de la ciudadanía de la localidad costera. Para conseguirlo, ha apostado por subirse al 'hiritar' y asegurar su continuidad «por encima de los problemas económicos que lo han puesto en jaque en los últimos años».

De hecho, el 'urbano', como también se le conoce popularmente entre los ondarreses, ha sufrido distintas afecciones y restricciones desde el abandono de la compañía Artibai a la que la Administración local adjudicó el contrato en 2016. Tras los últimos problemas administrativos, se mantiene por un acuerdo temporal firmado con la compañía de autobuses Bustindui Bidaiak que se encarga del transporte de viajeros dentro del municipio hasta finales de setiembre con horario estival.

Uno de los servicios públicos más veteranos de la localidad -arrancó en 1981- sirve para salvar la difícil orografía que caracteriza al municipio, según se recoge en las directrices que ha marcado la elaboración del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

«Ondarroa alcanza una longitud de 2,35 kilómetros y el centro de salud está muy descentralizado», detallaron fuentes municipales. «Y por ejemplo, un vecino que reside en Artabide tiene una distancia de 2,2 kilómetros hasta el ambulatorio», añadieron.

«Desde la parada del Bizkaibus hasta esa misma barriada tienen que cubrir 800 metros y superar una cuesta con un desnivel de 4,48%», indicaron. «Por lo tanto, para garantizar su accesibilidad y movilidad necesitan del 'herribus'», recalcaron. En esta barriada están censados 1.645 habitantes.

La situación resulta bastante similar para los habitantes de las zonas más pobladas de la villa, como la de Kamiñazpi donde residen 1.959 personas. «Desde la parada hasta el centro de salud hay cerca de 170 metros de distancia con una pendiente que tiene un desnivel de 7,85%», indicaron.

Concurso de adjudicación

«Además, las unidades de Bizkaibus que paran en ese punto no están todas preparadas para personas con movilidad reducida y numerosas personas se ven obligadas a subir las escaleras con las dificultades que les genera», subrayaron.

Ante este tipo de situaciones, las dos formaciones políticas con representación en el municipio consideran que «hoy en día el autobus urbano resulta imprescindible para cubrir los déficits de accesibilidad que aún se registran en la localidad».

Aunque recalcan que «la situación económica no es la más favorable, nuestro objetivo tiene que ser y será el de reducir lo mínimo los servicios y prestaciones dirigidos a los ciudadanos», señalaron. «De ahí que mientras se trabaja en avanzar en accesibilidad, seguiremos apostando por el 'herribus'», concluyeron.

En la actualidad, el Ejecutivo costero se centra en la redacción del pliego de condiciones económico y administrativas que regirá el concurso para adjudicar el contrato de cara a los próximos meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos