Ondarroa palía la falta de estacionamiento con la apertura del parking de Ibaiondo

El parking de Ibaiondo se encuentra ubicado bajo el patio de la ikastola Txomin Agirre. / MIRARI ARTIME
El parking de Ibaiondo se encuentra ubicado bajo el patio de la ikastola Txomin Agirre. / MIRARI ARTIME

El plazo de inscripción para acceder a una de las 132 parcelas disponibles, que costarán 14.600 euros, arrancará a finales de junio

MIRARI ARTIME ONDARROA.

El Consistorio de Ondarroa ha comenzado a tomar medidas para paliar el grave déficit de aparcamientos que existe en la localidad. Una de las primeras acciones consistirá en la inminente apertura del parking subterráneo construido hace una década bajo el patio de la ikastola Txomin Agirre, en Ibaiondo y que ha permanecido cerrado todo este tiempo. «Llevamos varios meses de negociaciones con el Obispado y al final hemos llegado a un acuerdo», aseguró el alcalde, Zunbeltz Bedialauneta.

El centro diocesano cerrará sus puertas de manera definitiva al término del presente curso debido al descenso de matriculaciones provocado por la caída de la natalidad. «Es un primer paso para hacer frente al problema de estacionamientos que tenemos», indicó el primer edil. Aunque el Ayuntamiento «baraja la puesta en marcha de más medidas, de esta manera suavizamos la situación», añadió el máximo responsable municipal.

Las condiciones que regirán la concesión administrativa, aprobadas por consenso en el transcurso de la última sesión plenaria de esta legislatura, saldrán publicadas esta semana en el Boletín Oficial de Bizkaia. «Habrá 30 días para presentar alegaciones y si no hay ninguna se abrirá el plazo para apuntarse, que calculamos será para finales de junio», explicaron portavoces municipales.

Para poder optar a una de las parcelas, la Administración ondarresa ha fijado, entre otros requisitos, ser titular de un turismo y estar empadronado en la villa, así como tener vivienda o puesto de trabajo. Las plazas se adjudicarán para un periodo de 30 años.

Inyección económica

El precio de venta será de 14.600 euros, cantidad que se levará hasta los 20.500 euros para aquellas plazas que disponen de trastero. Para calcular su valor, el Ayuntamiento costero ha utilizado como base distintos aspectos técnicos y económicos, entre las que se encuentra el coste global que ha supuesto para las arcas municipales el proyecto -1.9 millones de euros-.

«En total, el parking cuenta con 1.616 metros cuadrados útiles para estacionar, 1.500 para maniobras y cerca de 88 para trasteros», indicaron. Como consecuencia, el metro cuadrado se acerca a los 600 euros. «Los ocho trasteros alcanzan un total de 49.400 euros por los que cada uno se queda en 6.176, mientras que todas las plazas suman 1.9 millones y cada uno cuesta 14.500 euros», matizaron.

La apertura finalmente de este equipamiento también tendrá una importante repercusión en las cuentas del Ejecutivo ondarrutarra. Y es que, en caso de adjudicar todas las plazas, supondrá una elevada inyección de dinero para las debilitadas arcas del Ayuntamiento. De hecho, el Consistorio se ha visto obligado a guardar en el cajón destacados proyectos de mejora en la localidad para hacer frente al desembolso que requiere el pago de las obras de consolidación de la ladera de Kamiñalde.