Ondarroa negocia con el Obispado la apertura del parking de Txomin Agirre

El inicio de las obras de la nueva lonja supondrá la supresión de numerosas plazas en el puerto. / M. S.
El inicio de las obras de la nueva lonja supondrá la supresión de numerosas plazas en el puerto. / M. S.

El inicio simultáneo de varias obras en la villa ha agudizado el déficit de aparcamientos y ha generado una oleada de críticas ciudadanas

MIRARI ARTIME ONDARROA.

El último estudio de movilidad llevado a cabo por el Ayuntamiento de Ondarroa el año pasado destacaba la 'presión real' que sufre la ciudadanía a la hora de aparcar debido al déficit de plazas que padece el municipio. Desde mediados de enero, buscar un hueco para dejar el turismo resulta aún más complicado a causa del inicio simultáneo de diversas obras en varios puntos de la localidad que han reducido el cupo de estacionamientos.

Esta situación, que se agudizará con el inminente inicio del proyecto de construcción de la lonja en el puerto y la supresión de más plazas, ha provocado una oleada de críticas vecinales que reclaman la búsqueda de alternativas. El Consistorio ha salido al paso de las quejas y ha decidido «dar a conocer los planes que manejamos», según se recoge en una nota municipal.

Por una parte, entre las medidas más inmediatas anuncian la intención de desahogar el barrio de Kamiñazpi con la apertura del parking subterráneo construido en el patio de la ikastola Txomin Agirre, que cuenta con una capacidad para 150 coches y permanece cerrado desde su construcción hace casi una década. «Estamos negociando con el Obispado», señalan.

«La finalización de los trabajos de Txorierreka permitirá recuperar un centenar de plazas y en primavera, cuando concluya el proyecto de consolidación de la ladera de Kamiñalde y se abra el vial se dispondrán de otros 70», indican.

De manera paralela, el Ejecutivo municipal baraja otros dos planes «que resolverían la falta de aparcamientos de manera definitiva», sostienen. El más ambicioso es la recuperación del antiguo proyecto de construcción de un edificio con 700 plazas sobre el puerto, en los terrenos ubicados entre la fábrica de hielo y el inmueble conocido como 'chalet Mónica'.

En Zaldupe

Su alto coste -en una primera estimación superaba los 7 millones de euros- y la pendiente del terreno impidieron su ejecución hace algunos años. «Para llevar a cabo un trabajo de ese tipo hay que incluirlo en el plan general de ordenamiento urbano que se renueva en la actualidad», detallan.

Otra de las iniciativas que se impulsarán será la de edificar aparcamientos verticales en la zona de Zaldupe. «Como consecuencia de los cambios que se realizarán junto a la comisaría de la Ertzaintza y el campo de fútbol se desarrollará un plan para levantar un parking de varias plantas», añadieron desde el Consistorio. La principal actuación que se desarrollará en el terreno de fútbol -con el dinero procedente del fichaje de Iñigo Martínez por el Athletic- será la renovación de los vestuarios para sustituir los actuales barracones que utilizan los chavales.