Ondarroa mejorará su navegabilidad tras la retirada de 30.000 metros cúbicos de fango

En puertos con rías como Ondarroa se acumulan mayores tasas de depósitos. / MAIKA SALGUERO
En puertos con rías como Ondarroa se acumulan mayores tasas de depósitos. / MAIKA SALGUERO

El Gobierno vasco dragará en un plazo de seis meses la bocana del puerto, la ría y la dársena deportiva para recuperar los calados mínimos

MIRARI ARTIME ONDARROA.

La bocana del puerto pesquero de Ondarroa y su zona de influencia, la ría y la dársena deportiva mejorarán sus condiciones de navegabilidad en un plazo de seis meses tras los trabajos de dragado proyectados por el departamento de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno vasco. Las obras, que están a punto de adjudicarse entre una de las dos empresas que se han presentado al concurso, contemplan la retirada de un máximo de 30.000 metros cúbicos de fango y arena que tendrán distintos destinos.

«Los materiales serán lanzados al mar a unas seis millas ya que no existen evidencias para considerar el sedimento como peligroso», recoge en el proyecto. Únicamente, los técnicos aconsejan recolocar en la playa sumergida de Saturraran (Mutriku) la arena correspondiente a la bocana exterior de la dársena. «Se trata de una medida similar a la que se ejecutó en la primavera de 2014 interrumpiendo dicho trasvase si se observase la presencia de material fangoso», añade el plan.

Para conocer los componentes, se han tomado muestras en diez puntos diferentes. Los análisis han revelado que se trata de sedimentos predominantemente aresosos o fangosos, exceptuando en la bocana exterior, donde prevalece la arena limpia.

Con un presupuesto ligeramente superior a los 863.000 euros, la actuación responde a las necesidades detectadas en el puerto tras las barimetrías realizadas en setiembre de 2017 por la Fundación Azti. Los estudios constataron que se habían superado los calados mínimos establecidos al registrarse menos de 5,5 metros en las zonas de bocana de acceso, que no llegaban a dos en el canal de navegación hasta el puente de Calatrava y 1,5 metros hasta la dársena deportiva.

Última intervención

«Las necesidades de dragado, así como su frecuencia dependen de las características morfológicas del emplazamiento, siendo en general mayores las tasas de depósito y por lo tanto la necesidad de limpiarlos en puertos con rías, como es el caso de Ondarroa», indicaron desde el Ejecutivo autónomo.

La última intervención de características similares se ejecutó en la primavera de 2014. En esta ocasión, según las previsiones, estiman retirar 15.000 metros cúbicos en la zona más externa del muelle donde se sitúa la arena más limpia. Otros 5.700 saldrán de la zona de influencia de la bocana, en la que puede aparecer algo de barro.

En la ría deportiva, por su parte, el volumen a dragar superará ligeramente los 7.600 metros cúbicos, mientras que en la dársena de Astilerru se quedará en poco más de 1.360. En ambos casos, retirarán fango mezclado con arena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos