Ondarroa fija zonas de recreo para perros con limitación horaria para que jueguen sueltos

Un vecino pasea con su mascota por la zona de Zaldupe./Maika Salguero
Un vecino pasea con su mascota por la zona de Zaldupe. / Maika Salguero

La nueva normativa de tenencia de animales contempla multas de hasta 15.000 euros para las infracciones muy graves

MIRARI ARTIMEOndarroa

El Ayuntamiento de Ondarroa ha decidido poner remedio a los problemas de convivencia, así como a las reiteradas quejas de la ciudadanía por la presencia de heces de perro en las calles de la villa. De hecho, tras diversas reuniones con propietarios de mascotas y, una vez la finalizada la campaña para censar a los canes, la Corporación ha dado el visto bueno por unanimidad a la nueva normativa sobre tenencia y protección de animales.

Una de las principales novedades de esta ordenanza es la creación por primera vez de siete nuevas áreas de esparcimiento en la que los canes podrán correr sueltos únicamente dentro de una franja horaria previamente determinada. «En cualquier caso, los dueños deberán mantener un control sobre ellos, a fin de evitar daños y molestias y proceder a la recogida de los excrementos, para lo cual permanecerán a una distancia que permita su intervención en caso necesario ya que la estancia en dichos espacios no les eximirá de cumplir el resto de obligaciones a la que están sujetos», apuntaron fuentes municipales.

Los perros catalogados como potencialmente peligrosos, por contra, «no podrán circular sueltos y sin bozal en ningún supuesto y bajo ninguna circunstancia, así como aquellos que así se determine, por haber participado en incidentes de relevancia o se les haya constatado una especial agresividad», destaca la nueva reglamentación.

Las áreas en las que las mascotas tendrán la opción de andar sin correa, desde las 22.00 hasta las 09.00 horas, serán concretamente el paseo paralelo a la ría Artibai, así como entre el barrio Renteria y la playa de Saturraran. También podrán acudir a la zona verde de 'Errebola txikia' y a la existente frente a la residencia Artibai.

El resto de los espacios habilitados, en los que tendrán que ir debidamente sujetos, se sitúan entre la ikastola Zubi Zahar y el número 35 de la calle Kamiñazpi, en el campo de fútbol situado junto al parking del anexo de Zaldupe, así como en la explanada contigua al cementerio y el camino a Pixape. Las áreas de recreo de reciente creación se completan entre el número 23 y 47 de Artabide, además del arenal de Arrigorri donde quedará totalmente prohibido acceder en temporada estival debido a razones sanitarias.

Implicación

«Los dueños de los perros también tienen que implicarse, asumir su responsabilidad y recoger las deposiciones», recalcaron desde el Consistorio. La normativa incluye, asimismo, un nuevo régimen sancionador con multas de mayor cuantía económica, que oscilan entre los 30 y los 3.000 euros, según se trate de una infracción administrativa leve o sea considera muy grave.

En el primer apartado se incluyen supuestos como el no tener censado al can, la tenencia de animales en lugares donde no pueda ejercerse sobre ellos la adecuada atención y vigilancia y el sometimiento de un trato vejatorio, entre otros. La lista de infracciones graves, por su parte, incluye no vacunar a la mascota, maltratarla o no mantener la debida custodia y guarda de los ejemplares que puedan causar daños a terceros.

Las muy graves, por otra parte, contempla situaciones como causar la muerte a las mascotas «mediante actos de agresión o suministro de sustancias», detalla el reglamento. En este caso, la multa máxima establecida asciende a 15.000 euros.