El Obispado decidirá tras el verano los usos de la ikastola Txomin Agirre

Vista exterior de la ikastola Txomin Agirre de Ondarroa que cierra sus puertas definitivamente este verano. /  MAIKA SALGUERO
Vista exterior de la ikastola Txomin Agirre de Ondarroa que cierra sus puertas definitivamente este verano. / MAIKA SALGUERO

El centro diocesano de Ondarroa cierra sus puertas de manera definitiva debido al descenso de matriculaciones

MIRARI ARTIMEONDARROA.

El Obispado analizará a partir de septiembre todas las variables que afectan al edificio que hasta este curso ha acogido la ikastola Txomin Agirre. El centro educativo cierra de manera definitiva sus puertas este verano debido al descenso de matriculaciones provocado por la baja natalidad que se registra en el municipio costero. Este colegio diocesano es uno de los más antiguos del territorio. De hecho, desarrolla su actividad desde hace medio siglo.

«Todavía no hay nada decidido», reconocieron portavoces del Obispado de Bilbao. Y es que, «como también se ofrecen servicios pastolares, antes de tomar cualquier decisión hay que analizar numerosos aspectos», añadieron en referencia a la pequeña parroquia adosada con la que cuenta la ikastola y que ofrece servicio a la comunidad católica del barrio de Kamiñazpi, donde se encuentra localizada.

«El proceso para analizar toda la situación comenzará el próximo mes de septiembre», indicaron las mismas fuentes. De momento, una de las opciones que han sonado con fuerza en las últimas semanas, pero que ha quedado temporalmente aparcada es el traslado a ese bloque de la Escuela Náutico Pesquera, Antiguako Ama de la localidad.

Parking

Creado en 1949 por iniciativa de la parroquia, con el paso de los años, la 'Arrantza Itsas Eskola' se ha convertido en un centro de referencia de cara a obtener la formación necesaria para hacerse a la mar. Ubicado en la calle San Inazio, también está insertado en la red Elizbarrutiko Ikastetxeak (EBI).

«Por ahora, no existe intención alguna de cambiar de sitio la escuela de pesca», declararon desde la Diócesis. Otro de los aspectos que condicionan los futuros usos del bloque es el aparcamiento subterráneo construido bajo su patio, espacio cuya titularidad ha sido motivo de tensiones entre la comunidad escolar y el Ayuntamiento de la villa.

En relación al parking, por su parte, el Gobierno local ha puesto en marcha el proceso administrativo previo necesario para la adjudicación de las plazas y su posterior apertura tras anunciar un acuerdo con el Obispado. En ese sentido, desde la entidad diocesana han detallado que «no ha existido en ningún momento, ni existe ahora, objeción, impedimento ni obstáculo alguno por parte de la Parroquia para que el Ayuntamiento pueda abrirlo al público y ponerlo en servicio». De hecho, «el acuerdo ha existido siempre», recalcaron fuentes parroquiales.