Musikaia de Lekeitio se trasladará tras el verano al Gazteleku

Exterior del Gazteleku de Lekeitio, que compartirá espacio con la escuela de música. /  MAIKA SALGUERO
Exterior del Gazteleku de Lekeitio, que compartirá espacio con la escuela de música. / MAIKA SALGUERO

La adecuación de la segunda planta del edificio incluye habilitar siete nuevas aulas y mejorar la accesibilidad

MIRARI ARTIME LEKEITIO.

La escuela de música de Lekeitio, Musikaia, cambiará de manera definitiva su sede el próximo curso. Para tener todo listo, el Ayuntamiento ha sacado a licitación las obras que ejecutará en el edificio que también alberga el Gazteleku, donde los fines de semana se mantendrá la actividad de ocio y tiempo libre dirigida a los jóvenes.

Para financiar los trabajos, se ha reservado una partida ligeramente superior a los 128.000 euros. «El plazo para su realización es de diez semanas», indicaron portavoces municipales. Está previsto que las labores de reforma «comiencen el 4 de junio y concluyan a primeros de septiembre», añadieron las mismas fuentes.

De esa manera, se persigue aprovechar los meses estivales en los que el Gazteleku cesa temporalmente sus actividades y tener todo listo de cara al inicio normalizado del próximo curso académico. El proyecto se centrará en adecuar las dependencias de la segunda planta para desarrollar la actividad docente y mejorar la accesibilidad del edificio.

340 alumnos

En concreto, se habilitarán siete nuevas aulas que se sumarán a las actuales hasta completar un total de 11. Además, se dotará al inmueble de instalaciones complementarias como la puesta en marcha de una escalera de incendios para garantizar la seguridad. «También se actuará en la planta baja para adecuar un acceso cómodo y fácil para todos», detallaron desde el Ayuntamiento que mantendrá abierto el plazo para presentar las propuestas hasta el próximo 3 de abril.

Musikaia cuenta con cerca de 340 alumnos y once profesores que han desarrollado sus actividades en diferentes espacios de la villa turística hasta ahora. Las más utilizadas ha sido las dependencias de la escuela náutica, situada en el casco viejo, aunque también han pasado por las escuelas públicas. «A partir de ahora, al centrarse toda la actividad en un sólo punto, se podrán racionalizar los recursos y mejorar la calidad de la enseñanza», reconocieron.