«Nuestro modelo sigue fuerte pese a que Bildu ha intentado desprestigiarme por todos los medios»

Gorroño continuará cuatro años más al frente del Ayuntamiento de la villa foral. /  MAIKA SALGUERO
Gorroño continuará cuatro años más al frente del Ayuntamiento de la villa foral. / MAIKA SALGUERO

Afrontará su cuarto mandato al frente de la villa dispuesto a «desarrollar los planes encauzados esta legislatura, sin dar la espalda a nadie»José Mari Gorroño Alcalde en funciones de Gernika

JULEN ENSUNZA GERNIKA-LUMO.

La noche del domingo no hubo celebraciones pese a la clara victoria en las urnas, pero la tensión acumulada durante los quince días de campaña hizo que José Mari Gorroño se tomase la jornada post electoral de ayer «con algo más de calma» y acudiese «un poco más tarde de lo habitual» a su despacho en el Ayuntamiento. Tiene otros cuatro años por delante para completar su tarea.

-Gernika sigue confiando sin fisuras en la coalición Eusko Abertzaleak-PNV.

-La ciudadanía ha dejado claro que nuestro modelo sigue vigente y con fuerza y vamos a continuar el camino que iniciamos hace cuatro años manteniendo el estilo de gobernar para todos.

-Su coalición recibió casi un centenar de apoyos más que en 2015, pero EH Bildu también ha subido 425. ¿Qué lectura hace de estos resultados?

-Una de las claves ha podido estar en que nosotros hemos hecho una campaña más de andar por casa, mientras que ellos han echado el resto, sobre todo en lo referente a las redes sociales, que en nuestro caso no hemos tocado.

-¿Se lo toma como una llamada de atención?

-Lo que está claro es que en campaña hay que intentar competir de igual a igual y sabemos que en esta ocasión no hemos llegado a un sector de la población, en su mayoría gente joven.

-¿Entiende que Elkarrekin Podemos no haya presentado candidatura, pese a que contaba con posibilidades de lograr representación, según los resultados de las generales de abril?

-No, pero ellos sabrán por qué lo han hecho. Creo que Bildu también ha podido captar votos de ese electorado con su discurso de sumar entre diferentes.

-¿Cómo calificaría la campaña? Lo digo por el tira y afloja con sus antiguos compañeros de Gobierno y la aparición de pintadas contra usted el último día.

-Ha sido bastante casposa. EH Bildu ha utilizado todos los ismos posibles -enchufismo, oscurantismo, amiguismo...- para intentar desprestigiarme. No todo vale en política para lograr apoyos y así lo ha entendido la ciudadanía demostrando que confía en este equipo.

-¿Se bajará el sueldo como dijo que haría su máximo rival, José Ramón Bilbao, si llegaba a la alcaldía?

-Ese tipo de afirmaciones tienen un claro talante populistas. El alcalde cobra lo que marca la ley y no hay nada que esconder. Resulta gracioso que Bildu hable de los sueldos de los demás y no de los suyos. Y es que, ellos siendo oposición y sin responsabilidad alguna, han tenido esta legislatura a una persona liberada en el Ayuntamiento, algo que no había pasado nunca. Eso la ciudadanía también debe saberlo.

-Es uno de los alcaldes de la zona que más tiempo lleva en el cargo. ¿Afronta su último mandato?

-No pienso en esas cosas. Ahora mismo estoy con la misma ilusión que tuve el primer día que asumí el cargo porque, de no ser así, no me habría presentado. La verdad es que estos doce años se me han pasado como un suspiro con la ilusión de hacer cosas.

-Hablando de proyectos, el centro de FP en Astra, una de sus propuestas estrella, lleva once años parado.

-El Ejecutivo de Ibarratxe le dio el visto y el Parlamento vasco lo aprobó por unanimidad. Tenemos los terrenos y el anteproyecto, pero falta que Educación le de contenido y lo ponga en marcha. Después de los últimos contactos soy optimista.

-Sus críticos le acusan de gobernar sin mirar a la calle ¿Tiene previsto algún cambio?

-Creo que soy pionero en lo referente al proceso de participación desde mi llegada al Ayuntamiento. Prueba de ello es que todos los años celebramos reuniones de barrio en las que recibimos numerosas aportaciones. Yo nunca doy la espalda a nadie porque no hay nada que esconder.