Un minizoo y un jardín botánico acercan la residencia de Lekeitio a la ciudadanía

Algunos de los residentes visitan el minizoo, que cuenta con más de 50 ejemplares de 28 especies diferentes. / M AIKA SALGUERO
Algunos de los residentes visitan el minizoo, que cuenta con más de 50 ejemplares de 28 especies diferentes. / M AIKA SALGUERO

La Fundación Uribarrren Abaroa que gestiona el centro ha puesto en marcha un programa pionero en el uso terapéutico de las aves

MIRARI ARTIME LEKEITIO.

Lekeitio ha dado un paso más en la integración social de la residencia de ancianos de la localidad. El Patronato Uribarren Abaroa encargada de su gestión ha abierto las puertas del centro para dejar paso a las visitas de dos nuevas instalaciones de carácter divulgativo y educativo; una colección privada de aves exóticas y un jardín botánico con más de dos mil ejemplares.

Integrado en las instalaciones, el minizoo cuenta con más de 50 ejemplares de 28 especies diferentes. «Se reúnen una selección de las más bellas y curiosas aves nacidas y criadas en cautividad ya que de otro modo sería imposible poder verlas, excepto en su hábitat natural», señaló el gerente de la residencia, Fernando Ibarra.

A través de las visitas guiadas, el público tendrá la posibilidad de conocer las peculiaridades de los ejemplares, sus diferentes hábitats y costumbres mediante las fichas individuales colocadas en el recorrido.

«La especialista cuenta con la colaboración de una cotorra y dos loros en las sesiones»

Las aves sirven además para la terapia asistida con animales que se ha puesto en marcha con los residentes. «Es un apoyo a las prácticas convencionales, nunca sustituta, en la que se da un encuentro entre la persona y el animal», explicó la responsable del programa, Esther Arrieta.

«Estimulación»

«Además de mejorar la calidad emocional del ser humano también incide en los aspectos psíquicos, educativo y social», añadió. Para la puesta en marcha de las distintas actividades, la especialista cuenta con la colaboración de una cotorra 'Aratinga Jandaya' y con dos 'Loris Arcoiris'. «Son de carácter tranquilo, sociables y apacibles. Además, están educadas y entrenadas para interactuar con personas», detalló.

En las sesiones, que de momento se realizan cada quince días, los mayores tienen la oportunidad de coger, acariciar e interactuar con el animal. «Se diseña un programa específico y adecuado para cada grupo, teniendo en cuenta las demandas concretas de cada usuario», añadieron.

«Estamos preparando y educando a otras tres aves más con un doble objetivo. Por una parte, aumentar las sesiones semanalmente, y por otro lado, rotar a los animales para evitar situaciones de estrés y similares», adelantó Arrieta, quien también recalcó en el alto grado de implicación y participación alcanzado entre las personas mayores de la residencia.

«En un plazo de un año podremos validar los resultados obtenidos con esta terapia de estimulación activa y pasiva», manifestó.

Las nuevas instalaciones de la residencia de ancianos de Lekeitio no han pasado desapercibidas. De hecho, aunque ayer tuvo lugar la inauguración oficial, tanto el minizoo como el jardín botánico -el segundo de estas características que se abre en el territorio- han registrado la afluencia de alrededor de cinco mil personas desde primeros del pasado mes de septiembre. «Hemos registrado cerca de mil visitas semanales y ya tenemos reservas para las próximas ocho, lo que nos satisface muchísimo», señalaron desde la Fundación Uribarren Abaroa. Las entradas son libres todos los días del año desde las once de la mañana hasta las siete y media de la tarde. Los viernes, además, existe la posibilidad de participar en una visita guiada tanto con cita previa como sin ella. Para concertar un recorrido resulta necesario contactar con el 687 939 939.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos