Markina recuerda con un documental la figura de Arizmendiarrieta, el 'padre' del cooperativismo

Homenaje ante el busto de Arizmendiarrieta en el centenario de su nacimiento en 2015. / MAIKA SALGUERO
Homenaje ante el busto de Arizmendiarrieta en el centenario de su nacimiento en 2015. / MAIKA SALGUERO

El director portugalujo Gaizka Urrest repasa la vida de este sacerdote en el trabajo audiovisual que se emitirá el jueves en la sala Esperanza

MIRARI ARTIME MARKINA.

La obra de José María Arizmendiarrieta (1915-1976) como inspirador espiritual y material de un grupo empresarial con cerca de un centenar de firmas repartidas por el mundo que da empleo a alrededor de 75.000 personas es conocida y estudiada en todo el mundo. Pero no así la figura del mayor de los cuatro hijos del caserío Iturbe, en Barinaga.

Para cubrir este vacío, la sala Esperanza de Markina, ubicada en las instalaciones de la antigua fábrica del mismo nombre, acogerá el próximo jueves día 25 la proyección del documental, 'Arizmendiarrieta. El hombre cooperativo', del director de Portugalete pero afincado en Zaragoza Gaizka Urresti. La emisión, organizada por la Fundación Azaro, de la localidad y la Mesa de Cooperativas de la comarca, arrancará a las siete de la tarde.

La entrada será libre, pero es necesario apuntarse con antelación en la página web de la Fundación Azaro, 'www.azarofundazioa.eus' o en el número de teléfono 94 616 91 72. Las inscripciones se cerrarán a las diez de la mañana del próximo miércoles o cuando se complete al aforo del recinto.

Durante poco más de 97 minutos, el público tendrá ocasión de conocer a la persona que a los doce años decidió renunciar a su título y privilegios de mayorazgo en aras de su vocación religiosa. Con el objetivo de alejarse de un publireportaje del Grupo Mondragón, el realizador vizcaíno, ganador de un Goya en 2014 por el corto 'Abstenerse agencias', se sirve de material de archivo, entrevistas y dibujos animados para recrear la vida de un visionario sin el cual no existirían MCC, Eroski o Laboral Kutxa, entre otros.

Escuela Profesional

La música corre a cargo de Kepa Junkera en su primera banda sonora compuesta para una película. El documental arranca con imágenes de las manifestaciones que se sucedieron en 2013, cuando la joya del grupo, Fagor, entró en concurso de acreedores.

El documental también detalla curiosidades como el motivo por el que siempre fuera con gafas de sol; un accidente jugando le dejó tuerto con tres años. Además, recuerda como a los doce años ingresó en el seminario, la única manera de adquirir una educación para las clases bajas en la época.

La película tampoco olvida sus coqueteos con la política. Simpatizante del PNV, quería ser gudari durante la guerra, pero acabó de propagandista en el diario 'Eguna'. A su salida de la bilbaína cárcel de Larrinaga recuperó sus estudios religiosos y fue destinado a Mondragón, donde pasó el resto de su vida y fundó la Escuela Profesional con los primeros 20 alumnos bajo la premisa de que 'la educación es una inversión que no se amortiza'.

Su apuesta por lo social, dejando de lado lo político en una época convulsa en Euskadi, provocó que fuera un personaje controvertido. Arizmendiarrieta siempre supo moverse bien en el régimen, y ello le provocó el enfrentamiento con otros empresarios, que no entendían que los obreros fueran también propietarios de los medios de producción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos