Markina reanuda las obras de Zelaibarri

Zelaibari se convertirá en una moderna zona recreativa y de ocio al aire libre. / MAIKA SALGUERO
Zelaibari se convertirá en una moderna zona recreativa y de ocio al aire libre. / MAIKA SALGUERO

Los trabajos, que se prolongarán cinco meses, obligan a cortar al tráfico parte de Fray Bartolomé y reordenar los aparcamientos

MIRARI ARTIME MARKINA.

El proyecto para transformar Zelaibarri en una moderna zona recreativa y de ocio al aire libra en Markina reanuda hoy su segunda y definitiva fase que se prolongará durante los próximos cinco meses. El inicio de los trabajos -que han permanecido parados desde julio por las fiestas y el periodo vacacional- ha exigido al Ayuntamiento realizar varios cambios en la zona para minimizar las afecciones tanto a vecinos como a la circulación rodada.

«Por una parte, el vial que transcurre desde Frai Bartolome hasta el aparcamiento ha quedado cortado y se ha abierto la zona de Correos para dar salida a los vehículos», señalaron.

No obstante, los propietarios de los garajes de la calle Osteko estarán autorizados para utilizar la entrada habitual. «Por otra parte, ha quedado completamente prohibido dejar el turismo en la zona donde se ejecutan las obras, ya que como alternativa existen las plazas que han surgido frente a Correos», añadieron las mismas fuentes. Los cambios se han completado con el traslado del lote de contenedores que se encontraban detrás de la Casa Consistorial y que han sido reubicados junto a la entrada del convento de los frailes.

Con un presupuesto de 1,1 millones de euros, -que también serán sufragados por la promotora de las viviendas que se construyen en la zona- la principal actuación urbanística de la legislatura incluye dotar a Zelaibarri de sendas aceras de 16 metros de ancho que bordearán a las zonas verdes en sus dos laterales.

Más plazas de aparcamiento

En su interior se habilitarán dos espacios de estancia, además de itinerarios peatonales para reforzar su condición de área abierta. Las áreas para juegos infantiles se sumarán al equipamiento urbano que se completará con la plantación de numeroso arbolado por todo el circuito.

El parking mantendrá su actual estructura y función disuasoria al tratarse del aparcamiento central de la localidad. Además, al reordenar los huecos, ampliará su oferta pasando de 143 a 152 plazas, de las que cinco se reservarán para personas de movilidad reducida.

Tras la finalización de las obras, el Gobierno local confía en que se convierta en un nuevo espacio de esparcimiento que complemente la oferta que en la actualidad se centraliza en el Prado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos