La lluvia y el frío deja a la plaza del mercado de los lunes de Gernika con escaso público

I. A. GERNIKA-LUMO.

Los días de invierno se dejan notar de manera negativa en el ambiente de la plaza del mercado de los lunes de Gernika. La sesión de ayer se desarrolló menos animada que en anteriores jornada «porque el tiempo está desapacible y no invita a salir de casa», apuntó una de las vendedoras habituales del recinto de la villa foral.

La oferta de género se mantuvo similar a la de anteriores semanas. El puerro fue uno de los productos más demandados y se cotizó entre tres y 3,50 euros la docena. Los consumidores que optaron por hacer acopio de patatas pagaron un euro por kilo, mientras que por media docena de ajos pedían seis euros.

El precio de las alubias tampoco varió. La blanca se pesó a 11 euros, la negra a 12 y la de la variedad gerniquesa a 13 euros. Por una docena de cebollas pedían entre 10 y 12 euros y el manojo de apio costaba un euro. A idéntico precio se ofertó la pieza de aproximadamente un kilo de berza.

Dentro del género básico para la elaboración de ensaladas, la unidad de lechuga rondó los 75 céntimos y el precio del kilo de tomate osciló entre los 3 y 3,50 euros. Los pimientos choriceros costaban entre 18 y 20 euros el ciento y por un kilo de calabaza pedían 1,50 euros. Los clientes que compraron nueces pagaron el kilo de este producto «a ocho euros», detalló una baserritarra de la zona.

La plaza de Gernika reservó una semana más un espacio para las plantas de cultivo. El ciento tanto de las cebolletas como de cebollas rojas rondó los 3,50 euros y el kilo de ajos para siembra se pagó entre 3,50 y 5,50 euros.

 

Fotos

Vídeos