Lekeitio da las primeras pedaladas para habilitar una red urbana ciclable

Un ciclista transita por el bidegorri de la calle Pascual Abaroa. / MAIKA SALGUERO
Un ciclista transita por el bidegorri de la calle Pascual Abaroa. / MAIKA SALGUERO

El plan de mejora del bidegorri de Pascual Abaroa para aumentar su seguridad y sus prestaciones estará listo para Semana Santa

MIRARI ARTIME LEKEITIO.

La villa turística ejecutará la semana que viene el plan de mejora del bidegorri que transcurre por la avenida Pascual Abaroa, la que conecta con los centros escolares del municipio y, por lo tanto, la más utilizada por los jóvenes de la localidad. Las obras, que han sido recientemente adjudicadas por un importe cercano a los 27.500 euros, se centrarán en mejorar las condiciones de seguridad y las prestaciones del carril bici que discurre de manera paralela al de los turismos.

Para ello, se ampliará su sección, se reforzará su señalización e identificación y se procederá a segregarlo del tráfico en una parte importante de su trazado actual mediante una línea de balizas. De esta manera, se persigue garantizar la seguridad de los ciclistas y la no ocupación ilegal del vial por los coches en doble fila.

«Se han incluido aportaciones de la reunión que se celebró con la ciudadanía para presentar y debatir sobre la importancia de fomentar el uso de la bicicleta en Lekeitio», indicaron desde la Administración local. Si todo marcha según lo previsto, «los trabajos estarán finalizados para Semana Santa», añadieron

Con esta actuación, el Ayuntamiento da las primeras pedaladas del proyecto denominado 'Ciclable 2021' que en un plazo de dos años contempla constituir una red de casi 6,5 kilómetros con una inversión cerca a los 170.000 euros.

Calmado de tráfico

«El nuevo plan, entre otras medidas, plantea la conformación de una zona ambientalmente pacificada (ZAP) que abarque casi todo el casco urbano y a la que se accederá a través de unas 'puertas' donde quedarán integradas la práctica totalidad de los centros de interés en cuanto a generación o demanda de movilidad», añadieron.

En el entramado de ciclocalles convivirán las bicicletas con el tráfico motorizado calmado, con preferencia siempre para los primeros. Para el Ejecutivo local «ha llegado el momento de tranquilizar el tráfico, como una acción a favor de la ciudad y no en contra de los coches», insistieron.

El lote de medidas diseñado contempla, además, profundizar en el calmado de la circulación, empoderar a los que transitan en bicicleta por la vía pública subrayando su presencia y prioridad frente a otros usos. También se prevén acciones de información y sensibilización.