Lekeitio se moja por una playa limpia

La playa de Isuntza recibió el pasado año un total de 166.000 bañistas y se recogieron 8 toneladas de basura. /  MAIKA SALGUERO
La playa de Isuntza recibió el pasado año un total de 166.000 bañistas y se recogieron 8 toneladas de basura. / MAIKA SALGUERO

Activa una campaña para reducir un 5% el volumen de residuos de Isuntza, que el pasado verano superó las ocho toneladas

MIRARI ARTIMELEKEITIO.

Lekeitio quiere una playa cada vez más limpia. Y para conseguirlo, se ha propuesto que la basura recogida durante esta temporada estival en Isuntza sea un 5% menos que el pasado verano en el que se retiraron más de ocho toneladas de residuos.

«Ningún esfuerzo es pequeño, todo suma hacia la creación de nuevos hábitos que nos ayuden a sostener nuestro entorno más cercano, a concienciarnos de que la mar no es un basurero y que tenemos que cuidarlo para poder continuar disfrutando de nuestro litoral», señalaron portavoces municipales.

Con ese objetivo ha activado una campaña de concienciación entre los bañistas que recalca la importancia de utilizar las papeleras y «no dejar la basura sobre la arena», añadieron. La temporada anterior, el arenal de la villa turística registró la afluencia de 166.000 usuarios, el doble que en 2017.

«El pasado verano nos marcamos como reto reducir el consumo de agua y se pasó de una media de 12,88 litros a 7,71, es decir casi la mitad», indicaron. Este verano, «tenemos que conseguir bajar la cantidad de basura que llega al mar», insistieron desde el Consistorio.

De hecho, la limpieza de estos espacios al aire libre será uno de los puntos fuertes del mantenimiento y control que hasta finales de setiembre llevará a cabo la Diputación con un total de 89 personas que en diferentes horarios se encargarán de su puesta a punto.

Precisamente, según el último estudio de valoración realizado por la institución foral, Isuntza, además de Karraspio, en Mendexa, y Ogella, en Ispaster son percibidas como los arenales más limpios, con una nota de sobresaliente. En cuanto a equipamientos y servicios, por su parte, superan ligeramente el notable.

Además, los usuarios que se acerquen a cualquiera de las playas tanto de Busturialdea como de Lea Artibai encontrarán que cuentan con las banderas de Calidad (9001) y Medio Ambiente (14001) y en el caso de Bakio el registro Emas, la máxima distinción ambiental otorgada por la UE.

Socorristas

Otro de los aspectos mejor valorados es el de la seguridad. En este apartado, el equipo humano que se encargará del salvamento y socorrismo estará integrado por siete personas en Bakio, tres en San Antonio y dos tanto en Aritzatxu como en Laidatxu y Toña. Laida contará con media docena, cuatro en Laga, y dos en Ea, así como en Ogella y Arrigorri. Isuntza dispondrá de tres socorristas y cinco Karraspio.

«Entre el diverso material que dispondrán figuran embarcaciones de salvamento y de respeto en Bermeo y Ondarroa, desfibriladores semiautomáticos o torres de vigilancia en playas como Laga». Todos los arenales mantendrán el servicio pulseras 'Ume Galduak' para identificar a los menores de ocho años extraviados.