Los gansos de verdad dan más juego en Lekeitio

Los gansos de verdad dan más juego en Lekeitio

Miles de personas asisten a una cita con la mayor presencia femenina que se recuerda y en la que más cuadrillas se decantaron por el ingenio mecánico

MIRARI ARTIME

Los gansos naturales se convirtieron ayer en los verdaderos protagonistas de la fiesta arrantzale con la que Lekeitio celebró ayer por todo lo alto el día grande de los 'Sanantolines'. Aunque por primera vez en la historia la mayoría de las cuadrillas había elegido el ingenio mecánico para saltar al centro del muelle y arrancarles el cuello, fueron las aves biológicas las que más juego y espectáculo ofrecieron a las miles de personas que inundaron el puerto.

A diferencia de otras ediciones, los ánades previamente sacrificados resultaron mucho más resistentes. En total, con las siete piezas se sumaron 60 sacudidas. El representante de 'Drogosuak' dio buena prueba de ello. El joven Álvaro Galletebeitia sumó una decena de alzadas y arrancó la mayor ovación del público. Este lekeitiarra, no obstante, no consiguió hacerse con el cuello del animal, por lo que quedó como subcampeón del juego. Se colocó por detrás de Pello Alfonso Muniozguren, quien ganó la txapela y 300 euros al quebrar el pescuezo después de tres buenos sopetones.

'Antzartek', denominación que reciben los gansos artificiales, apenas permitieron el lucimiento de los 'txos' al no superar las cinco alzadas consecutivas como las que logró Peio Lauzirika de 'Andrakala Mermel'. A pesar de ello, los jóvenes recalcaron especialmente la importancia de la jornada de ayer en la que 43 de las 90 embarcaciones jugaron con el ingenio mecánico.

«Pasar desapercibidas»

«Ha sido un cambio natural, sin polémicas ni enfrentamientos», recalcaron desde 'Tantarik bez'. «Ya era hora de concienciar a la gente, que el público se de cuenta de que podemos disfrutar igual igual de la fiesta», añadieron desde 'Dzanganuak'.

El 'Antzar eguna' de ayer también será recordado por la importante participación femenina, la más elevada de toda su trayectoria con 24 chicas, cuatro más que el año pasado. Su actuación no resultó demasiado destacada, con excepciones como la de Amaia Elordi. Mientras esta joven subió en dos ocasiones, la mayoría no logró superar una alzada ni quedarse con el preciado trofeo. «El mejor premio es el de pasar desapercibidas, es decir, ser unas concursantes más», indicaron.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos