El héroe de Ea: «Fueron 9 minutos muy intensos, muy duros, pero de enorme satisfacción»

Iñaki Iturri visita en el hospital a la persona que salvó en las piscinas de Arrasate. / I. I.
Iñaki Iturri visita en el hospital a la persona que salvó en las piscinas de Arrasate. / I. I.

Iñaki Iturri no para de recibir felicitaciones por su última intervención en la que salvó la vida a un vecino de Arrasate

MIRARI ARTIME EA.

Pese a salvar recientemente la vida a un vecino en las piscinas municipales de Arrasate donde trabaja, Iñaki Iturri considera que «los socorristas no somos unos superhéroes». Con 24 años de profesión a sus espaldas y multitud de intervenciones, el de Natxitua resalta que «estamos para vigilar, prevenir, informar y actuar si hay alguna emergencia, pero no para cuidar de alguien en concreto porque sino descuidamos al resto».

En su opinión la prevención es clave y más, tras vivir una experiencia como esa por la que ha recibido multitud de felicitaciones por parte de sus compañeros, de la propia Federación de Salvamento y Socorrismo, del equipo médico del hospital de Txagorritxu que trató al hombre al que le salvó la vida y, como no, de los familiares del mismo. «Fueron nueve minutos muy intensos, de muchísima tensión y estrés, muy duro, pero de enorme satisfacción», reconoce.

Eran las once menos diez de un tranquilo sábado cuando Iturri, que apenas llevaba diez días en las piscinas de la localidad guipuzcoana, recibió el aviso de una señora de que una persona se encontraba inconsciente en el fondo del agua. El de Ea consiguió sacar al varón -estaba a dos metros de profundidad- fuera del agua y comenzó la reanimación cardiopulmonar -RCT- en un tiempo récord de nueve minutos que, a la postre, resultaron cruciales para salvarle la vida.

'Niñeros'

Completó las maniobras de recuperación con el uso del desfibrilador. El varón había sufrido un infarto al empezar a nadar. Después de permanecer en coma durante varios días, ha vuelto a la normalidad sin ningún tipo de secuelas. Su 'ángel de la guarda' ha tenido ocasión de hablar con él y con su familia, que le han mostrado una enorme gratitud. «Es lo máximo para un socorrista», asegura Iturri, quien hace años también protagonizó otro conocido rescate en la playa de Ogella, en Ispaster, al socorrer al padre de la soprano Ainhoa Arteta.

«Muchos accidentes se pueden evitar si se nos informa, si anticipamos los riesgos potenciales, si tratamos de atajar los peligros y evitamos males mayores», aconseja. Aunque reconoce que hay mucha gente que les respeta y agradece la labor que realizan en playas y piscinas, también lamenta que muchos padres los consideren como «auténticos 'niñeros'». «Los manguitos, las colchonetas, los flotadores, nunca pueden ni deben sustituir la vigilancia de los padres que tienen que estar a veinte segundos y a menos de diez metros de sus hijos», advierte.

Temas

Ea
 

Fotos

Vídeos