¡Qué importante me siento aquí dentro; si parece que estamos en el Parlamento!

Ana Otadui recibió ayer a los participantes del Mentatlón en la Casa de Junta. / I. ASTUI
Ana Otadui recibió ayer a los participantes del Mentatlón en la Casa de Junta. / I. ASTUI

160 deportistas con enfermedades mentales visitaron ayer la Casa de Juntas de Gernika en el marco de la tercera edición del Mentatlón

IRATXE ASTUI GERNIKA-LUMO.

Los nervios se hicieron notar en los cuerpos de los 160 deportistas que ayer esperaban impacientes para acceder a la Casa de Juntas de Gernika, donde este año daba comienzo la tercera edición del Mentatlón por la mejora de la salud mental. A los pies del árbol sagrado, que preside el solemne edificio de la villa foral, les recibió sonriente la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, Ana Otadui, para darles la bienvenida. «¿Parece maja la señora, no?», se escuchó comentar por lo bajini en la fila que ocupaban los asturianos dentro del numeroso grupo que ya se había dispuesto para sacar la foto de familia. «Nos han hablado un poco de lo que significa este roble para vosotros. Es como algo sagrado y con mucho significado», comentaba Guille Caamaño interesado por la historia de Euskadi.

«Es un honor acogeros en esta casa, que también es la vuestra», subrayó Otadui en el primer saludo que dedicó a los representantes de la decena de comunidades autónomas que participarán en la competición, que se disputa entre hoy y mañana en Bilbao. Los saltos y reverencias que la pareja de dantzaris les brindaron durante el aurresku de honor tampoco dejaron indiferente a los visitantes. La aparición de los teléfonos móviles por encima de sus cabezas en busca de la mejor toma de las coreografía no se hizo esperar.

«Gora Euskadi!», se atrevió a gritar desde atrás Pablo Mariño, con un acento que le delataba sobre su procedencia. «Soy andaluz, pero mi bisabuelo era de Getxo y se apellidaba Argibay», quiso dejar claro. «No sé porqué será pero yo creo que los gaditanos y los vascos nos llevamos fenomenal a pesar de los kilómetros que no separan», apreció.

«El deporte es vida»

Pablo Mariño acompaña a su equipo en calidad de entrenador. «Conozco muy bien a las personas con transtorno mental porque tengo una hermana que padece una enfermedad de este tipo. El deporte para ellos es una alegría y una buena manera de desconectar», aseguró.

La zaragozana Carmen Martín ejerció ayer de maestra de ceremonias durante el acto de apertura del Mentatlón que tuvo lugar en la sede de las Juntas Generales de Gernika. «Fuí bipolar y padezco un trastorno de la personalidad límite. No tengo ningún problema en decirlo», señaló. En su intervención, dentro del hemiciclo de la sala de juntas, Marín arrancó su discurso con una sentencia clara: «El deporte es vida, pasión, sosiego y una manera de evadir mis pensamientos malos».

Jaime Toledo vestía orgulloso su camiseta de Castilla La Mancha. «Nos van a llevar a Gaztelugatxe y a un caserón a comer. ¿O se dice caserío?», se corrige este deportista de 29 años que padece «esquizofrenia», matiza el mismo. «Es bonito Euskadi y ¡qué importante me siento aquí dentro; si parece que estamos en el Parlamento!», se alegraba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos