El Gobierno matiza que la nueva cuota de bonito es sólo para capturas accidentales

M. A. ONDARROA.

El revuelo y desconcierto que el pasado miércoles vivieron las cofradías de pescadores de Bermeo y Ondarroa, cuando la Secretaría General de Ordenación Pesquera y Acuicultura anunció que se reabría la pesquería de bonito del norte, obligó al Ministerio a una nueva intervención a última hora del jueves. En la notificación remitida a las sedes de los arrantzales se aclaraba que las 73 toneladas que había conseguido intercambiar con Portugal no eran para pesca libre sino accidental -las piezas que entran en las redes sin buscarlas-.

«Han metido la pata hasta el fondo y no hay por donde cogerlo», señalaron portavoces del sector. «Todavía no sabemos a qué responde que nos digan que podemos salir a capturar bonito y luego den marcha atrás», añadieron desde el muelle bermeano.

«Aunque en caso de reabrirse tendríamos que valorarlo, este tipo de actuaciones saca a la luz el desconcierto que hay en materia pesquera», indicaron. «Si no se enmienda otra vez, los barcos tienen la opción de quedarse el bonito que cojan sin querer, lo que teóricamente repercutirá muy poco en los profesionales, pero permitirá a los deportivos saborearlo de nuevo», señalaron indignados.

Temas

Bermeo
 

Fotos

Vídeos