Gernika mejora la accesibilidad en Don Tello y urbanizará dos calles

Los trabajos para adecentar las vías de Gernika arrancarán el próximo años. /E. C.
Los trabajos para adecentar las vías de Gernika arrancarán el próximo años. / E. C.

Los trabajos, que arrancarán «a principios de 2020», forman parte del plan municipal para adecentar vías y plazas

IRATXE ASTUIGERNIKA-LUMO.

El Ayuntamiento de Gernika tiene previsto proseguir, a partir del año que viene, con su plan de mejora de calles y plazas de la villa foral «a fin de conseguir mantener una localidad amable y cómoda para los vecinos», apuntó el alcalde de la localidad, José Mari Gorroño.

El Consistorio local detalló ayer el próximo proyecto de obra que en esta ocasión afectará al centro urbano del municipio y que tendrá como finalidad la urbanización del entorno situado entre las calles Andra Mari y Barrenkale, «que al concentrar varios comercios y servicios públicos como la Oficina de Turismo municipal se trata de un espacio con mucha afluencia de viandantes», explicaron fuentes del Ayuntamiento gernikarra.

Los trabajos, que se llevarán a cabo en esa zona, consistirán en «unificar y regenerar el espacio con una pavimentación uniforme de granito», avanzaron desde el Consistorio. Además, el proyecto contempla la instalación de nuevas luminarias para sustituir a las actuales, algo deterioradas. El objetivo es ahorrar en consumo eléctrico así como «forzar la desaparición del tendido de cables aéreos de iluminación y telefónica existentes en la actualidad y que tanto afean la imagen de las calles más céntricas», apuntó el primer edil gernikarra.

Petición vecinal

El plan de obra, que comenzará «a principios de 2020», también incluirá la mejora de la accesibilidad a los largo de la artería de Don Tello, en concreto entre los números 2 y 32. La medida responde precisamente «a la petición de los vecinos porque en algunos tramos el firme se encuentra en mal estado y en algunos puntos la lluvia provoca la formación de incómodos charcos», señaló Gorroño.

Los operarios colocarán un pavimento nuevo «acorde a la importancia de este eje primario y origen del castro romano como punto de partida de la creación de la villa», detallaron las mismas fuentes. El proyecto para la mejora de la accesibilidad, así como la renovación del entorno entre las calles Andra Mari y Barrenkale contarán con un presupuesto de 364.395 euros.

El Ayuntamiento llevó a cabo el pasado año, entre otras obras de mantenimiento de calles, la estabilización del suelo de la calle Uharte a fin de solucionar el problema de grietas y desniveles existentes en el vial «de hasta 25 centímetros», recordaron.