Gernika clama por la paz mundial

Gernika clama por la paz mundial
Jordi Alemany

La villa foral conmemora el 82 aniversario del bombardeo con la apertura al público de su tercer búnker, la ofrenda floral a los fallecidos y una manifestación con velas

JULEN ENSUNZA | IRATXE ASTUI

La entrega de los Premios Gernika por la Paz y la Reconciliación, que han recaído en los historiadores Paul Preston, Xabier Irujo y Ángel Viñas, así como el comisario de ayuda humanitaria y gestión de crisis de la UE, Christos Stylianides, se ha convertido en un alegado por el fin de las guerras. El día en el que se conmemora el 82 aniversario del ataque aéreo a la villa foral por parte de la Legión Cóndor alemana ha quedado claro que «cualquier situación de paz, aunque sea imperfecta, es preferible a la continuidad de los conflictos y tendría un impacto muy significativo en el panorama mundial de los desplazados», destacó el alcalde de la emblemática localidad vizcaína, José Mari Gorroño, ante un abarrotado Teatro Lizeo.

De hecho, el acto ha comenzado con un minuto de silencio por todas los refugiados que han perdido la vida. «La guerra es el negocio al que no le importa el costo humano», apuntó el máximo mandatario. Aunque Stylianides no ha podido recoger personalmente el galardón, ha instado a través de un vídeo a «no repetir los errores del pasado» y «unir voces» para oponerse a las guerras. Asimismo, ha dedicado el galardón a quienes trabajan sobre el terreno para «salvar vidas», a costa incluso de poner en riesgo las suyas. «Estoy realmente orgulloso de que nuestra Unión Europea lidere la ayuda humanitaria en el mundo. Pese a los desafíos, mi compromiso es continuar con este camino de ayudar a los más vulnerables y promover paz y reconciliación», ha afirmado.

Con anterioridad a este acto, Gernika ha recuperado una de las señas de su memoria histórica con la apertura al público del refugio antiaéreo de la fábrica Talleres de Gernika. A la cita han acudido, entre otras autoridades, el consejero de Cultura, Bingen Zupiria. El búnker, situado en la calle Ibarra, junto a las instalaciones de la centenaria fábrica TdG, tiene 22 metros de longitud y cinco de ancho. Sus paredes son de hormigón armado y cuentan con un espesor de un metro. «Está situado a unos 150 metros de distancia del que se construyó en la antigua fábrica de armas de Astra», ha señalado el alcalde de Gernika, José Mari Gorroño, presente también en el acto de apertura.

Vecinos de Gernika que vivieron el bombardeo durante una visita al refugio de la fábrica Astra, inaugurado el año pasado.
Vecinos de Gernika que vivieron el bombardeo durante una visita al refugio de la fábrica Astra, inaugurado el año pasado. / MAIKA SALGUERO

La construcción abovedada se incluirá dentro de la ruta del bombardeo, que ya incluye la visita al interior de los antiguos refugios antiaéreos situados en el Pasealeku y Astra. La equipamiento de defensa ha recuperado también su puerta de hierro y sus paredes ilustrarán momentos pasados con una exposición de fotografías que datan de 1916. De los tres búnker abiertos al público en la villa foral el del Pasealeku es el que puede visitarse a diario y sumerge al visitante, a través de imágenes y material sonoro, en la angustiosa vivencia de quienes allí se resguardaron de la lluvia de proyectiles.

Uno de los momentos más emotivos del día llegará a las 15.45 horas, instante en el que el sonido de una sirena y las campanas de la iglesia de Andra Mari marcarán el inicio de la iniciativa '4 minutu'. Esa fue la hora en la que aparecieron los aviones aquel fatídico 26 de abril de 1937 y Gernika entera se paralizará en recuerdo de los que vivieron el horror. La ofrenda floral por los supervivientes se llevará a cabo momentos después en el cementerio Zallo, mientras que por la noche tendrá lugar una manifestación con velas.