Gernika abre al público dos de sus cuatro búnkeres

Interior de uno de los búnkeres que pueden visitarse en Gernika. / M. SALGUERO
Interior de uno de los búnkeres que pueden visitarse en Gernika. / M. SALGUERO

Son los únicos refugios que pueden visitarse de manera libre en Euskadi y forman parte de la ruta turística 'Itinerario de la memoria' de la villa foral

IRATXE ASTUI GERNIKA-LUMO.

Los turistas que a lo largo de este verano han visitado Gernika han tenido la oportunidad de adentrarse aún más en su historia a través de la ruta denominada 'Itinerario de la memoria'. El recorrido, que rememora el horror del bombardeo que sufrió la villa foral el 26 de abril de 1937, incluye la visita libre a dos de los cuatro refugios antiaéreos que aún se mantienen en pie en la localidad y en los que la población civil pudo poner a salvo su vida aquél fatídico día.

Los búnkeres, que se encuentran localizados en el Pasealeku y junto a la antiga fábrica de armas Astra, son los únicos abiertos al público en Euskadi. «Se pueden visitar a cualquier hora del día y cuando se desee ya que permanecen abiertos al público todos los días y sin necesidad de pagar entrada», recuerda la responsable de la Oficina de Turismo de Gernika, Amaia García. El 'Itinerario de la Memoria' consta de un total de once paneles informativos instalados en los puntos más significativos del relato de la trágica historia del bombardeo de Gernika. «Recorre los lugares más castigados por el bombardeo en Gernika», señalan las mismas fuentes.

La iniciativa turística sirve, por otra parte, para rememorar «la tragedia sufrida por este pueblo hace 81 años a través de los testimonios de los supervivientes», apuntan desde el área de Turismo. Estas mismas fuentes animan a realizar este paseo a través de las diferentes localizaciones, que se puede completar «en una hora, aproximadamente».

Recreación

El búnker de la antigua fábrica de armas quedó al descubierto tras el derribo de la factoría hace más de una década. Su forma es de bóveda de cañón y cuenta con 30 metros de largo, 1,5 de ancho y dos metros de altura. En cuanto al refugio antiaéreo, situado junto a los baños del hogar del jubilado del Pasealeku, este se reformó el año pasado con un presupuesto de más de 30.000 euros. Cuenta con un espacio de de 15 metros de largo, 2,20 de ancho y una altura de 2,30 metros.

«Muchos gernikarras permanecieron ocultos aquí dentro durante cuatro largas y claustrofóbicas horas hasta que pasó el ataque», rememoran. El espacio se ha completado con la exposición 'Transit' Gernika', producida por la Fundación Museo de la Paz de la villa foral, que permanece abierto de 10.30 13.30 y de 15.30 a 21.30 horas. «A través de imágenes y material sonoro, los visitantes se sumergen en la angustiosa vivencia de quienes allí se resguardaron de la lluvia de bombas incendiarias que destruyeron el pueblo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos