El día de los Gansos recupera su esencia con un récord de alzadas en Lekeitio

Uno de los participantes en la fiesta de los Gansos de Lekeitio 2019. /Mireia López
Uno de los participantes en la fiesta de los Gansos de Lekeitio 2019. / Mireia López

El juego ganó en espectáculo con las aves mecánicas, mientras las naturales defraudaron a las miles de personas reunidas en el muelle

MIRARI ARTIMELEKEITIO

El juego de gansos, que volvió a concentrar este jueves a una multitud en Lekeitio, recuperó su tradicional esencia con impresionantes imágenes de jóvenes alzados a varios metros de altura. Para conseguirlo utilizaron el ingenio mecánico diseñado hace años con el que salvar posibles prohibiciones sanitarias y superar las duras críticas de colectivos animalistas. De los 95 botes inscritos en el juego, 62 utilizaron 'Antzartek', lo que permitió a los 'txos' disfrutar volando y a la vez ofrecer a los miles de visitantes que se agolparon en el muelle los mejores ratos de la tarde. Eñaut Gorosabel se lució tras aguantar una decena de sacudidas de las 125 registradas en total, la mayor suma de las últimas ediciones.

El desafío comenzó con los gansos naturales, que defraudaron al público y apresores. «No soportan ni una alzada y encima se les rompe el cuello enseguida. No merece la pena utilizarlos», señalaron entre los espectadores. «¿Qué pasa este año? ¿Dónde los han comprado?», comentaban. El panorama cambió en cuanto el ave artificial entró en escena. De hecho, su estreno estuvo acompañado de la anécdota de la jornada. La cuadrilla Janguero acudió al centro del muelle con la línea de flotación de su 'txalupa' prácticamente hundida ante los numerosos tripulantes que acompañaban a su apresor, Iker Erkiaga.

La emoción y los saltos para celebrar el ser los primeros en arrancar el cuello de 'Antzartek' provocó tal marejada que el agua entró a mares al potín. En apenas unos segundos, la embarcación se hundió por completo en el centro del muelle ante el jolgorio de los propios protagonistas. El juego quedó suspendido durante un intervalo de apenas quince minutos que la organización decidió añadirlo al final y permitir así la participación de todas las unidades inscritas.

El representante de 'Maaxa', Eñaut Gorosabel fue el que más aguantó al lograr una decena, aunque a pesar de su esfuerzo no consiguió llevarse el cuello. En cambio, Julen Arantzeta, de 'Jandela' se quedó con el preciado trofeo aunque salió mejor parado con menos golpes. No obstante, los dos recibirán sendos premios dotados con 300 euros.