Forua homenajeará el domingo al alcalde exiliado durante la Guerra Civil, José Ortuzar

MAIKA SALGUERO FORUA.

Forua rendirá un sencillo homenaje a José Ortuzar Atxirika, alcalde de la localidad antes de la dictadura franquista que falleció en 1940 en el exilio. Con motivo de la conmemoración de los 120 años de su nacimiento y por su compromiso en la recuperación de la memoria histórica del municipio, el Consistorio ha organizado un acto que tendrá lugar este domingo al mediodía en el salón de plenos del edificio consistorial «para ensalzar su figura y poner en valor su sacrificio personal», apuntaron responsables municipales.

«Forua ha sido un pueblo duramente golpeado por la guerra, la represión y la no menos dura posguerra, que a base de un arduo trabajo ha conseguido salir adelante. Con este homenaje queremos agradecer el sacrificio tan importante que hicieron Jose Ortuzar y su familia, junto a otros tantos forutarras que murieron por sus ideales o que lo perdieron todo», aseguró el concejal Mikel Magunazelaia. Entre los actos programados se encuentra el descubrimiento de una placa conmemorativa en honor del exmandatario local.

En Aranzazu

«La recuperación de la memoria histórica es nuestra labor, para que los jóvenes y las generaciones futuras sepan lo que ocurrió y se conciencien», aseguró Magunazelaia. José Ortuzar Atxirika nació el 20 de marzo de 1898 en el caserío Urkieta de Forua. Hijo de Antonio Ortuzar y Lorenza Atxirika, cursó estudios en el Santuario de franciscanos de Aranzazu, en Oñati.

Contrajo matrimonio con Felicia Zubiaga, con la que tuvo cuatro hijos: Antonio, Aurea, Klara y Jon. Fue miembro del Partido Nacionalista Vasco durante la 2ª República y en las elecciones del 23 de abril de 1933 fue elegido alcalde de Forua. Al estallar la Guerra Civil se vio obligado a exiliarse a Mont de Marsan, dejando aquí a su familia.