La flota atunera preocupada por la gestión del ICCAT sobre el patudo en el Atlántico

MIRARI ARTIME ONDARROA.

La flota atunera, de las que una decena tiene su base social en el puerto de Bermeo, ha expresado su preocupación ante la adopción de una nueva medida de gestión de la especie de atún patudo en el Océano Atlántico por parte de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico -ICCAT- debido al alto impacto que la reducción de capturas de esta especie puede tener en otras como rabil y listado, objetivo también de la misma flota.

«Según calcula, nuestros pesqueros, de cuyas capturas el patudo sólo supone el 10%, una reducción del 20% de los apresamientos de esa especie -en torno a 6.000 toneladas- representaría unos daños colaterales de unas 54.000 toneladas de rabil y listado, así como unas pérdidas económicas de, al menos, 80 millones de euros», señalaron desde la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores -Opagac-. A ello, «habría que añadir las pérdidas en conserveras, puertos de desembarco y trabajo», explicaron.

Temas

Bermeo
 

Fotos

Vídeos