La flota atunera logra los estándares de sostenibilidad del 30% de sus pesquerías

Los stocks que han conseguido superar los criterios son el rabil, el listado y el patudo que se capturan en aguas del Océano Pacífico

MIRARI ARTIME GERNIKA-LUMO.

Cinco stocks de un total de doce pesquerías en las que trabaja la flota atunera han logrado en dos años cumplir los estándares de sostenibilidad necesarios para solicitar la certificación MSC (Marine Stewardship Council). «En concreto, se trata del rabil, el listado y el patudo del Pacífico centro-occidental, así como el rabil y el listado del Pacífico oriental», según señalaron ayer desde Opagac, que agrupa a nueve compañías armadoras de cerqueros congeladores entre las que se incluyen diversas firmas con base en Bermeo.

La captura de esas especies representan el 30% de las 380.000 toneladas que la flota formada por 47 unidades captura anualmente y el 3% del total de los apresamientos mundiales de túnidos tropicales. «El objetivo es reunir las condiciones necesarias para que los doce stocks puedan entrar en proceso de certificación en 2021», añadieron las mismas fuentes.

La acreditación MSC garantiza que los productos son procedentes de pesquerías en buen estado capturados con una actividad que genera un mínimo impacto ambiental y con un control exhaustivo.El avance forma parte del proyecto de mejora de la pesquería (FIP, en inglés) que los grandes atuneros congeladores de Opagac desarrollan con WWF desde 2016.

Próximos retos

Desde esas entidades han destacado que «el FIP es líder en un camino que deben seguir las pesquerías atuneras de cerco en el proceso de certificación MSC ya que es la iniciativa más completa del mundo al incluir las tres especies objetivo en el Atlántico, Índico y Pacífico», señaló el director gerente de Opagac, Julio Morón.

Los esfuerzos de los próximos años se centrarán principalmente en mejorar las evaluaciones de los stocks pesqueros y apoyar la mejora de la gestión en las organizaciones de pesca regionales, entre otros.

Temas

Bermeo