Una familia llena de arte

Parte de la familia Abaunza en su exposición de Gernika. / S. B.
Parte de la familia Abaunza en su exposición de Gernika. / S. B.

Tres generaciones de la saga de los Abaunza de Gernika exponen estos días en la Kultur Etxea de la villa una amplia muestra de su trabajo

IRATXE ASTUI GERNIKA.

La pasión por el arte ha pasado de generación en generación en la casa de los Abaunza de Gernika. Hasta tal punto ha sido así, que prácticamente todos los miembros de la familia «tenemos vena artística», asegura Ricardo, exdirector hasta hace poco de la Casa de Cultura de la villa foral. «Todo empezó con la afición de nuestro padre a la pintura», recuerda uno de los diez hijos de Eduardo, el progenitor de la saga.

«Era reconocido en la zona y le gustaba plasmar paisajes y rincones de la comarca», explica. En casa de los Abaunza dibujar «era un juego que nos salía de manera muy natural», rememora Ricardo. La sala de exposiciones de la Kultur Etxea gernikarra acoge estos días una amplia muestra con obras de diferente formato realizadas por cuatro de los herederos -Fernando, Ricardo, Eduardo y Javier- que han dado continuidad a la afición del patriarca de la familia.

La colección se completa, además, con otras creaciones que han surgido de la mano e imaginación de los más jóvenes de la saga -Lander e Iñigo-, que no llegaron a conocer a su abuelo pero que también optaron por mantener su legado artístico. «Nuestros hijos desarrollan otra vertiente más moderna y acorde a estos tiempos, como los tatuajes, graffitis o la ilustración... pero en cualquier caso dedican también parte de su vida y profesiones al arte», explicó Ricardo.

También talla en madera

La exposición, que se podrá visitar hasta el próximo día 26, de hecho, es un ejemplo de los diferentes estilos y disciplinas por los que se decanta cada uno de los Abaunza que participa en la cita. Dentro de la obra pictórica, cada uno imprime su sello.

«Hay trabajo realista, expresionista, collage de fotografías...Cada cual desarrolla su estilo y visión particular», apuntan. La colección recoge también pequeños muebles tallados en madera «que mi hermano Edu ha comenzado a realizar durante los últimos años», señala Ricardo. Los Abaunza también han querido reivindicar la faceta artística de la parte femenina de la familia -de la decena de hermanos la mitad son mujeres-, la menos conocida. «Nuestras hermanas no exponen, pero también han hecho sus pinitos en el mundo del arte», recalcan los integrantes de esta saga de artistas.